Popurrí – Los que siempre les toca bailar con la más fea

http://youtu.be/ey3QrOWpuyQ

Na más que se abre la iglesia
la hijaputa ya se asoma
y se acerca con capucha
lo mismo que un ninja haciendo cabriolas.
Ella mira si alguien viene
camuflá hasta San Macario,
usa el cable del incienso
y da un triple salto hasta el confesionario,
se desliza por un sirio
pa llegar hasta San Damián.
No veas tú qué desespero,
to los días el mismo plan,
cuando menos me lo espero
me encuentro a la fea delante el altar.
Ea ea ea, ya no viene más hijo, ya no viene más.

«Aquí me encomiendo yo»,
me dijo ella en su plegaria,
«San Antonio dígame
le rezo al ángel la guarda
o le rezo a San José
o a la virgen de la Palma.»
«A quien quieras rézale,
pero rézale de espaldas.»

Ay, y ahora mismito te voy a decir
to los nombres de las pibas que vienen aquí
pa pedirme novio a mí,
pa pedirme novio a mí.

Eva María se fue
buscando el sol en la playa
pero hasta el sol se escondió
para no verle la cara.

La playa estaba desierta,
ya llega María Isabel,
se queda el de los cupones
porque el pobre no la ve.

Penélope, vete chocho ya del andén,
cómo quieres que venga él
si tú asustas hasta al guarda agujas.

Un día vino a verme Noelia
y no veas si es gorda Noelia,
fíjate si está gorda Noelia
que yo veo a
Noelia, Noelia, Noelia, Noelia,
Noelia, Noelia, Noelia, Noelia.

Yolanda, Yolanda,
qué canijazo, Yolanda.
Yolanda es, Yolanda es,
Yolanda es que ni se ve,
que ni se ve, que ni se ve.

Y jartito de tantas plegarias
cogí al niño chico
y le puse un plumero
y me fui corriendo pa la calle,
le dije de pronto «¡qué frío está el suelo!,
ay qué frío, qué frío está el suelo»,
y me dice el niño con mucho salero,
«Antoñito no va a tener frío
si te has metío picha en la pista de hielo.»

Me llaman el Santo en toda la ciudad
porque pa las feas yo soy el amo,
me toman por santo en toda la ciudad
porque pa las feas yo soy el amo,
me toma por santo y esa es la verdad
aunque yo de santo no tengo
na y na y ná,
ná de ná.

Creo Teo firmemente
que de tu pródiga mente
todo este Cádiz nació.
Creo teófilamente
que de tu pródiga mente
todo Cádiz floreció.
Creo y lo digo sin guasa
de que tú has hecho la Plaza,
has hecho el Puente Carranza
y el de la Constitución.
Creo que hicistes Loreto,
la Barriada, el Mentidero
y hasta sé que tú solita
alicataste Nicanor.
Creo en vos,
alcaldesa e ingeniera,
artesana, carpintera,
albañil y enfoscador.
Creo en vos,
eres algo sobrehumano,
si hasta un día pedí el butano
y la alcaldesa lo subió.

Me fui corriendo a la esquina
porque me estaba meando
y el niño me mira mira,
el niño me mira mira
y la meá me está cortando.
Se encontraron cierto día
la alcaldesa y un parao
y el parao le decía:
«¿tú fuiste la que me subiste ayer el butano no?»

Otro cumplecarnaval
y aquí nos tienes dispuestos
a ofrecerte otro final
y volvernos a marchar
a ese rinconcito nuestro,
que por volver a volver
donde tengo que volver
es por lo que aquí hemos vuelto.
Sólo tengo allí en mi barrio
por zonas verdes macetas
y los columpios se quedan
en una resbalaera
pa los niños en la Caleta.
Tengo un montón de vecinas
y un San Félix que termina
toreando en el Manteca.
Tengo caldos de puchero,
tengo erizos por febrero
y saetas, y saetas por abril,
tengo tan poquitas cosas
pero las pocas que tengo
las quiero compartir.
Tengo caldos de puchero,
tengo erizos por febrero
y saetas por abril,
tengo tan poquitas cosas
pero las pocas que tengo
las quiero compartir,
las quiero…

* * *

Paco Cárdenas, Ramón Peñalver y Manuel Sánchez Alba
Los que siempre les toca bailar con la más fea, 2011

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.