Las caretas

Los días de carnaval por las calles gaditanas encontramos disfraces de muy distintos tipos, están los disfraces currao, esos que están que no les falta un detalle perfecto y que tienen más horas de costura que una falda de Monserrat Caballé, los disfraces mamarracho, esos que están hechos en el último momento, se caracterizan por peluca o gorro, o ambas cosas y por dos coloretes. También están aquellos que utilizan las máscaras o caretas que es más carnavalesco. Hay caretas de muchos tipos y muchos tipos de los que llevan careta. Están los que solo llevan las caretas en la semana del Carnaval y para disfrutar sin que le reconozcan, pero sin embargo, es un arte que hay en Cádiz, se le reconoce por mucha careta que lleve. También están los que la careta la usan para poner buena cara, pero cuando se la quitan son las más malas personas que te puedes echar a la cara o a la careta. Continúo con el de la careta de amigo, ese que delante tuya alaba a tu persona, tu agrupación, tus amigos y por detrás te apuñalan a la primera de cambio, ese que se cuela en to los ensayos diciendo “Esto es un pelotazo” para después soltar pestes por su boca cuando están en la barra de los barres. Y por último está el de la careta derrotista, esos sin nombres si apellidos pero con un nick que les hace creer que son mejores que nadie y que ellos tienen la razón, los que se esconden tras una careta para decir supuestas verdades, y digo yo, ¿Para decir verdades hacen falta las caretas?. No, para decir verdades solo se necesita dar la cara porque si es verdad lo que dices no se tiene miedo a que te la partan, por tanto si se esconden tras esa careta será porque no están tan seguros de que su verdad sea tan verídica como dicen o porque su verdad no es más que una mentira engordada cual cerdo para que un día se coma en la matanza de los foros.
Señores dejemos que las caretas sirvan solo para cumplimentar un disfraz por el mes de febrero que al fin y al cabo son para lo que se inventaron. Me seguiré poniendo mi careta para cantar las letrillas, pero para decir mis verdades yo me pongo mi cara y la verdad de gomillas.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.