La semana de… Antonio Cantos “El Caracol” (III)

por El Pater

El éxito de 1985 era difícil de superar y el nivel de calidad de las voces de ‘Entre rejas’ pesaba mucho, no obstante, el grupo sufrió algunos cambios incorporando a otro de los contraltos más laureados, Manuel Jesús Serrano Luengas, McGregor. De esta forma, se completa la delantera de oro del carnaval de Cádiz: Pedro Ramos, Catalino, McGregor, Kike Mayones y Caracol. En 1986 la comparsa volvía a ganar el primer premio con una idea totalmente distinta a lo que había presentado Antonio Martín el año antes. En este caso ‘Soplos de vida’ representaba a un vendedor de niños, en una estampa de corte costumbrista y una comparsa más pausada en lo melódico y en lo argumental, ya que la crítica que encerraba ‘Entre rejas’ aquí aparece de otra manera.

Cada mañana
él me esperaba
sentao en su banco
y entre los colores todos
escogía un blanco globo
el niño del globo blanco.
Quizá sería
que nunca la luz del día
sus ojillos negros habían conocío,
que la blancura anhelaba
y entre todo el colorío
como un sabio adivinaba
el color blanco florío
y seguro sentenciaba:
“Es blanca la paloma
de la paz que asolan
las guerras cobardes,
la vida de un niño
y el cariño de una madre
Es blanco el firmamento
que van destruyendo
los hombres absurdos”.
Cada mañana
sentao en su banco
él me esperaba
y con su sentir profundo
el niño del globo blanco
me fue demostrando
lo ciego que anda este mundo.

En 1987 vuelve a producirse una lucha parecida a la que tuvo en su día ‘Agua clara’ con ‘Robots’, donde tradición y modernidad peleaban por el primer premio. En esta ocasión la tradición venía de la mano de Pedro Romero y Aurelio del Real con su maravillosa comparsa ‘Con gancho’ y la modernidad de la mano de Antonio Martín con ‘A fuego vivo’. De esta manera Antonio Martín vuelve a darle un giro a la comparsa dotándola de mayor ritmo, un tipo espectacular y unas letras de altura. Finalmente ganó Antonio Martín la lucha y ‘A fuego vivo’ es una de las comparsas más recordadas de la historia de este autor.

Así de Juanillo
fantoche de trapo
a las llamas condenao
como de un sueño escapao
de una noche de San Juan.
Así de sencillo
cubierto entre harapos
y un poco de fantasía
que es una locura mía
locura de Carnaval.
Carnaval que quiero
y aunque desespero
a esta cita nuestra jamás faltaré
teniendo alegría
y un soplo de vía.
Que a mí nadie me reduce
y si creen que me doblegan
es que al verme no deducen
que mi mare caletera
sangre gaditana dio a mis venas.
Y me crie en la Caleta,
jugué a ser poeta, soñé en la Alamea
y me enamoró una niña
del barrio de la Viña, niña piconera.
Cruz Verde, Plaza las Flores,
por esos rincones aprendí la lección
y hacen falta mil cañones
pa quemar mis ilusiones,
que este Juanillo no muere
aunque le quemen hasta el corazón.

Así, Antonio Martín junto a Caracol y este mítico grupo consiguen un hito que no se ha vuelto a repetir, ganar tres primeros premios seguidos con tres comparsas que han quedado para la historia. Tras esta hazaña solo quedaba un camino: descansar. Por este motivo, Martín forma su antología que recorre toda España en 1988 y sirve para introducir algunos componentes nuevos de cara a su reaparición en el concurso en 1989 con ‘Tras la máscara’.

related posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.