La semana de… Antonio Cantos “El Caracol” (VII)

por El Pater

A partir del primer premio de ‘La caldera’, la comparsa de Quiñones no volverá a conseguir un primer premio. En 2007 se quedaron en segunda posición. ‘La playa de los secretos’ no pudo batir a la comparsa de Juan Carlos Aragón ‘Araka la kana’. A pesar de ello, el grupo de Quiñones se consolidaba año a año como uno de los grandes.

Ese carnaval se produjo una ruptura en el grupo y Nene Cheza, quien había estado colaborando en la música de la comparsa, decide abandonar el proyecto llevándose consigo a gran parte del grupo. Por su parte, Mosquera ficha a dos pesos pesados de la comparsa de Juan Carlos: Toni Piojo y Javi Otero. Para suplir la falta de Nene Cheza recurre a dos grandes autores: Julio Pardo y Jesús Bienvenido, quienes hicieron la música de la comparsa junto al pasodoble del Noli. La comparsa fue ‘El mercado de las maravillas’ y, a pesar de gustar, no consiguió pasar a la final. Al finalizar este carnaval dejan la comparsa dos de las grandes voces de la misma: Ramoni y Careca. Estas bajas se suplieron al año siguiente con las voces de Hugo León y Fali Figuier.

Noli, por motivos personales decide dejar la comparsa de Quiñones y el carnaval en general. Para continuar su labor en la confección del pasodoble se recurre a un autor que estaba retirado: José Luis Bustelo. Este autor, además de colaborar en con la música también aporta algunas letras y firman una gran comparsa que a punto estuvo de conseguir el primer premio en 2009, ‘La pesadora gaditana’, la agrupación que supone la última final de Joaquín Quiñones.

Cuenta la historia que un día
la libertad pretendía
en un país de machitos
tener su primer asomo.
Y al tiempo se lamentaba,
cual mujer acorralada,
quiero gritar la igualdad
como la grita un igual
y no sé cómo, cómo.
Y en eso que al fin que luego
una tal Beatriz Cienfuegos
esa igualdad tan distinta
la rebujó con la tinta
y el coraje de mujer,
la rescató de su trono
y empujándola con plomo
la imprimió sobre el papel.
Y una orillita del sur
famosa por su tipismo,
bajo el mejor cielo azul
hoy cumple que sepas tú
cien años de periodismo.
Pensadora gaditana,
guerrillera sin cañones
que siendo solo un violín
al pensador de Madrid
mandó a callar sus trombones.
La libertad de expresión
no es esa lengua indecente,
que al que piensa diferente
le condena al paredón.
Ni cantar coplas baratas
defendiendo a la mujer,
mientras en su casa después
el poeta la maltrata.
Y si no tengo razón
castígame carnavales,
pero mientras tanto yo
te traigo mi redacción
de coplas con titulares.
Pensadora gaditana
pa gritarle a los varones:
que en este viejo país
una mujer es así,
por un millón de razones.
Pensadora gaditana,
libertad cada mañana.
La igualdad con dos cojones.

En 2010, ante la buena acogida que tuvo la comparsa, se repitió tándem y llevaron la preciosa comparsa ‘La caja de Pandora’, que no llegó a la final a pesar de haber gustado y de tener una calidad incuestionable.

En 2011 Bustelo decide volver a sacar su comparsa propia y vuelve Noli a hacer la música para la agrupación. Fue ‘La corona’ que, a pesar de tener un pasodoble de altura, el repertorio no terminaba de cuajar entre el público. En este año, ante la ausencia de voces como Fali Figuier o Toni Piojo, Caracol toma una relevancia especial demostrando una vez más que es el mejor.

Para 2012 Caracol se desvincula de la comparsa de Quiñones (quien continúa su andadura solo dos años más) y vuelve a su casa, al grupo de Antonio Martín. El autor de la calle San Vicente firma ese año ‘Se acabó el cuento’, una comparsa espectacular que escribe en poco más de un mes por una enfermedad del autor. Caracol encaja a la perfección con un grupo más joven. La comparsa gustó mucho por su fuerza y su crítica pero no consiguió pasar a la final, quedándose en cuarta posición.

En ese verano de 2012 se anuncia una noticia sorpresa para todos los aficionados: Ángel Subiela sería el director de la comparsa de Martín de 2013. Quien fuera director de muchas de las comparsas con las que había peleado Martín se sumaba al martinismo junto a Carlos Brihuega y Sergio Gómez. Antonio Martín apostó por un cambio de registro y tuvo la colaboración de Morera en los cuplés. La comparsa gustó mucho y, aunque la recepción del público fue de más a menos durante el concurso, finalmente consiguieron llevarse el primer premio con ‘La comparsa del genio’.

No sé por qué motivo algún que otro autor
cada vez que mi copla
le canta a Cai, le canta a Cai,
se empeña en enfrentarme con nuestra afición
y sin más argumento me monta en un momento
un guirigay, un guirigay.
Diciendo que mi copla se ha quedao atrás,
que hoy se hace Carnaval, por mucho que yo diga,
cantándole a otros pueblos,
por ejemplo a Sevilla.
Y es verdad que a Sevilla
nunca mi pluma le ha escrito un verso
cuando enjuaga la luna
sus bucles de plata en el Guadalquivir.
Ni al Puente de Triana
en la madrugá de misterio y silencio,
caminando el Cachorro,
lo más sevillano, dispuesto a morir.
Nunca le hice una copla
al Callejón del Agua,
ni cambié la Giralda por la Torre Tavira,
ni el río Guadalquivir por la orilla del mar,
la plaza Doña Elvira
por Plaza las Flores,
Cai y Sevilla.
Es verdad que a Sevilla nunca le canté,
que mientras que otros la intentaron conquistar,
yo me quedé en la Viña
tal vez muerto de envidia
o de celos quizá
Pero es verdad también que nadie se equivoque,
que una copla nunca por mi boca se llego a escuchar
decir: “Los sevillanos son tos carajotes.”
No te equivoques, no te equivoques.

Tras este hito llegó la segunda comparsa con Subiela de director: ‘Los hippytanos’, una gran comparsa que cantó aquel pasodoble a Paco de Lucía el mismo día de su muerte. Fue una apuesta muy buena pero se quedó en segundo premio.

Ese año decide Caracol descansar del carnaval y parecía que la retirada había llegado. Pero en el verano de 2016 se hace un acto en Barbate para el que se juntaron los componentes de ‘Cargadores gaditanos’, de Manolo Varo (segundo premio) y algunos componentes de ‘Soplos de vida’, de Antonio Martín (primer premio). Se recuperó la delantera de Catalino, Kike Mayones, Caracol, McGregor y Perico Ramos, además de la guitarra del Gallego. Este hecho hizo que Martín decidiera coger a esos 6 magníficos y completar el grupo con gente joven sacando ‘Ley de vida’. La comparsa desde el principio olía a despedida del autor y así fue. En la fase de semifinal, ante la poca posibilidad de pasar a una final, deciden cantar el pasodoble de despedida del autor. La noticia era tan grande que fueron invitados a la gran final haciendo magia de aquella noche.

De esta manera acabó la trayectoria de Antonio Martín y, con él, la trayectoria de Antonio Cantos, Caracol, el mejor contralto del carnaval. En estos años, aunque no ha participado en agrupaciones sí ha actuado en algunas ocasiones en minigrupos. La última vez que lo pudimos ver cantar fue unos pocos días antes de su fallecimiento y demostró que seguía teniendo la misma voz de siempre. El carnaval a partir de ahora recordará siempre la incombustible voz del gran Caracol.

related posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.