Popurrí – Flamenkito apaleao

Terminamos las peticiones de Flamenkito apaleao con su popurrí:

En un lugar de Andalucía
de cuyo nombre no quiero acordarme
no ha mucho tiempo que pasó, uo uo,
lo que voy a contarte.
A “Flamenkito Apaleao”
nos contrataron unos pijos
para la fiesta de inauguración, pon pon,
de su cortijo.
Los pijos nos mandaron
por internet su dirección,
mira si son vacilones,
uve doble uve doble uve doble punto com
la pandilla mojones,
le leré leré le lé.
Dejamos el autobús
junto a unos peasos de Vol Vagen
y Renou, le le le lé
frente a la puerta de un chalé, le le le lé.
Y cuando nos subimos a la tapia
pa ver qué dirección es la que pone
y asomamos los ojitos y las napias,
joé con la pandilla mojones.
Uve doble uve doble doble uve doble uve doble uve
punto raya raya punto doble uve doble uve doble uve
punto raya punto com,
esta es la dirección,
poropopopom poropopom,
poropopopom poropopom.

Pa entro primo,
y nos metimos pa entro primo,
qué de glamour, qué de gente importante,
políticos, duques, modelo, cantantes.
Me voy pa camerino y veo cuando salgo
a Teófila Martínez arreglando los árbo.
Ajín va a terminar,
ruina, ruina,
de jardinero del Partido Popular
arrancapinos le dije, primo,
arrancapinos.
Y vámonos pa arriba, venga vámonos,
chu chu, Flamenkito Apaleao
lai lai, ya nos han anunciao,
chu chu, la camisa abierta,
lai lai, la cara cubierta,
chu chu, sonrisa de oreja,
lai lai, salivita en las cejas,
chu chu, vamos a darle con ganas,
lai lai, una dos y tres,
chu chu, ¡tacanna!
Y con el famenkito y la alegría
la fiesta se embaló más todavía.
La gente estaba cachonda,
la Duquesa de Alba parecía
el gordo de la Parra Bomba.
Y con el flamekito y la alegría
se estaba haciendo ya casi de día
y un pijo me dijo quillo,
si vienes de Cádiz
por qué no te enrollas
y cantas tanguillos.

Y yo le canté el tanguillo,
pero le pedí paciencia,
esto no es un cuplecillo,
el tanguillo es una ciencia.
Primero tardé media hora
en lo más importante
que era el montaje,
después preparé las bateas
con las subvenciones
que había conseguío
 y cuando por fin le eché mano
a las gafas de sol
que llevaba en el traje
fíate tú qué malaje,
estaba to el mundo dormío.
Lo siento pero los tanguillos
que son la bandera de los gaditanos
se están ajogando
en la Plaza de la Libertad
pero sin libertad
y se la quitan
los mismos que presumen
de embajadores de la Tacita,
vámonos primo pa abajo
que ya está chunga la fiestecita.

Después de la actuación
la fiesta estaba tan muerta
que hasta Quiñones le hubiera hecho
un pasodoble a la fiesta.
Guardamos los instrumentos,
guardamos nuestros sombreros,
y como buenos gaditanos
también guardamos los ceniceros.
Y cuando íbamos a salir
la mujer del dueño me dijo a mí,
fírmame un autógrafo en el mío corazón,
que mi marío no se entera,
que no se entera, que, eh,
el cabrón.
El dueño del cortijo
nos dijo que ya nos pagaría
y el crimen de los Urquijo
sobrevoló la mente mía.
O me pagas ahora mismo,
martín martín, los dos millones
o te saco mi navajita plateá
y ya eres carne de Quiñones,

No hay luz zin bombilla
ni bombilla zin plafone,
ni plazone zin los techo,
ni los techos zin hormigones,
eh.

Y en el autobús de vuelta
hartitos de carretera,
le dijimos al chofe, para
en la próxima gasolinera
que vamos a llenar el tanque
de gasolina con hielo,
 y dile al gafa que mangue
otra película de pelo.
Y con la gasolina destilada
volvimos a cruzar Sierra Nevada
y el caminito de vuelta
se convirtió una fiesta,
me voy a comprar un autobús
pa pasarme la vida
en los asientos de atrás,
ay que alegría de carretera,
le lere le.
Y caminito a Cádiz de esta manera
cantamos una rumbita
mu flamenkita y apaleá.

Pa que me veas cuando pase
me voy a poner un sombrerito,
pa que me veas cuando pase,
me gusta reñir contigo
y porque luego yo hago las paces,
me gusta reñir contigo
y porque luego ya me las pague s.
Ay con los titi titilimundi
cielo cielito que te voy a llevar
pa que tu madre niña no me quiera
que yo te pago la entrá,
ay que dirán, que ay qué dirán,
la mala gente qué te va a decir
que es que te quiero y te adoro…
Ay con los titi titilimundi
cielo cielito que te voy a llevar
pa que tu madre niña no me quiera
que yo te pago la entrá,
ay que dirán, que ay qué dirán,
la mala gente qué te va a decir
que es que te quiero y te adoro
ay como yo te quiero a ti,
ay como yo te quiero a ti,
ay como yo te quiero a ti,
ay como yo te quiero, ¡aja!

* * *
Juan Carlos Aragón Becerra
Flamenkito apaleao, 2000

Compartir

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.