Cosas que nunca te dije…

Muchos autores conservan letras que, por diferentes motivos, no llegaron a ser cantadas en el Falla · Rivas convirtió un tango inédito en un pasodoble y Martínez Ares sacó una canción de una copla descartada

Será por que a mi izquierda
ya no esta la cárcel vieja
Los presos aquí se quedan
viviendo sin encerrar
será que a mi derecha
se han dejado de escuchar
los ecos de capuchinos
por eso hay locos divinos
inundando la ciudad.
Los presos del paro
son locos atados
que están delirando
por tenerse que marchar.
Y hay locos poetas
que presos en cuartetas
convierten la fiesta
casi en una enfermedad.
Aquí andan sueltos, andan sueltos
los presos y locos andan sueltos
Quien tiene más libertad.
Miau, presos entre unos brazos de piconera
Miau, loco por los celos que me envenenan
Presos por robar la plata
que aquí llaman mojarritas
Son los locos que se escapan, ay
pa tragar relente con sus cañitas.
Tiene Cádiz unos presos
que hasta tachan cada día
Locos por ver de nuevo
su adorada cofradía
Cada loco creyendo
que loco están los demás
y sin barrotes presos todos
de una condena que no te quitan.
No hace falta manicomio
ni cárcel se necesita
que entre presos y locos
que entre presos y locos
le dan vida a la tacita.

Antonio Rivas – Pôr los bloques (2003)

Dicen que en este lugar
los locos en la calle están.
No los pueden encerrar
pues no existe capuchinos
y como tampoco hay cárcel en Cádiz ya
los presos en libertad
se sienten seres divinos.
Hay locos por las esquinas de esta ciudad
esperando la bajamar
pa coge unos cangrejitos
son presos de esa brisilla que tiene el mar
que si les falta se morirán
lo mismo que un pescaíto.
Hay muchos locos que to los domingos
de azul y amarillo se pintan la cara
son como presos cumpliendo condena
con una cadena
que te une al Carranza.
Tiene Cádiz
locos que cargan los pasos como un preso en su galera
y otros locos que cantando se llevan noches enteras
Presos de un viejo concurso del que no te pues quitar
Tiene Cádiz
Cada loco con su tema, delirando sin parar
Y presos que en vez de pena respiran su libertad
Y esta tierra necesita
que tan preso y loco sigan
porque a la tacita la vida le dan.

Antonio Rivas – Los gladiadores de La Caleta (2007)

Esta canción es una carta.
Esta carta es un poema.
Este poema es la cara de la cruz de la moneda.
Es la espera de esperarte como un perrillo faldero.
Ese silencio en la casa cuando pronuncio: te quiero.
Esa sequía en los labios,
ese silencio sicario de las noches carceleras.
Ese frío por los huesos,
esa mantita en invierno
que no es la que yo quisiera.
Esas ganas de morirme y que nunca lo supieras.
Esos días que no acaban,
esa pena por el aire,
ese miedo a no perderme por el miedo a poder verte,
poder verte por la calle.
Ese sueño que termina
cuando bajo por tus pechos.
Ese anillo que me dice que para comer perdices
antes hay que leerse el cuento.
El vigía solitario de la torre,
el Pinocho que perdió a Pepito Grillo.
El que escribe pa olvidar
que no olvidé que no te olvido.
Mira Paco, lo que ha escrito ayer el niño,
te dije que lo notaba muy cambiao.
Sólo está enfermo de amor,
no le eches cuentas,
Dios lo coja confesao.

Antonio Martinez Ares – Calle de la Mar (2003)

Resuena el nombre de Antonio, y el Falla empieza a rugir,
ruge de amor y de odio, fue tanto ángel como demonio,
pero en la plaza de San Antonio, suenan pregones de su jardín,
un jardín donde lloró que faltaba una rosa, pero que cosa tan maravillosa,
hoy su semilla volvió a resurgir:
fíjate si dio fruto, el jardín de tu casa, que yo allí recogí, como buen aprendiz,
miembros de tu comparsa,
sé que no te hacen falta, ni coplas ni piropos,
pues son tus estribillos, los que a febrerillo lo volvieron loco,
pero hoy le escribo al mito y aquí se acaba el odio,
y el mismo Dios Vulcano, de este gaditano borra los demonios
y escribe con su fragua, junto a Paco Alba,
el nombre de Antonio.

Ramón Peñalver – Paco baja, aunque sea en pijama (2004)

Prohibir la palabra prohibir
yo pensaba y lo creí
que estaba en las dictaduras.
Pero ahora resulta que aquí
este Gobierno ruín
no teme ponerla en duda.
Con lo que está soportando el país
a mí me importa un carajo
que aprueben las leyes, prohibiendo prohibir.
Yo lo que quiero es trabajo
que ya estoy desesperao.
Lo que deben es de prohibir
que el patrono abuse de ti
con esos contratos.
Lo que deben es prohibir
que los dueños de tu existir
sean los rateros
que tienen los bancos.
Cómo se puede subir los impuestos
y bajar las pensiones
y atrasar dos años
las jubilaciones.
¡Serán cabrones!
Cómo se puede ser tan sinvergüenza
de subirse el sueldo
y tener de por vida
escoltao hasta el sueño.
Que me sigan prohibiendo
que yo fumando te espero
quemando en mi cenicero
el voto pa este Gobierno.

Joaquin Quiñones – La corona (2011)

Las coplas que yo te canto pueden gustar o no gustar
lo que ni admito ni aguanto es que alguien de tres al cuarto
a mi me venga a insultar.
Si no te gusta te vas y si te gusta te quedas
pero eres tan masoquista que no te gusta el letrista
y encima le pones pegas.
El que se sube aquí arriba deja mucho de su vida
pa que tú eches un buen rato.
No pagues este tesoro insultándolo en un foro
con otros treinta niñatos, ayyyy.
En veinte años y por culpa de esta fauna el carnaval ha cambiado
antes tenías un bajón te ibas a casa tristón
y ahora te vas humillado.
Venga mi gente, arriba la frente, que quiero que sepa el mundo el esfuerzo que tú has hecho.
haciendo gracias superando tus desgracias pa que ese montón de chuflas pague con ese desprecio.
No pido premios, ni quiero alabanzas, ni piropos fariseos de aquellos que te engrandecen
lo que te pido es que nos trates con respeto porque gracias a este esfuerzo hay coplas que no mereces.
Hay copleros que perdieron a su madre y un día mi padre se fue en el canto del gallo
¡pa que después algún cabrón a mi me diga que esto está falto de ensayo!

José Guerrero Roldán “Yuyu” – Los emires por donde se mire (2010)

En un charco de Almería
nace el andaluz más grande
y desde muy chiquito
en Jaén busca charquitos
por montes y manantiales.
En la sierra de Cazorla
por senderos de zarzamora
y hacia Córdona la llana
un río grande viaja
con sangre romana y mora.
El Gentil desde Granada
al Guadalquivir despeña
aguas de Sierra Nevada
y de temas malagueñas
que van buscando Sevilla
que guarda mil maravillas
como un tesoro escondío
para dárselas a un río,
Río Guadalquivir por nombre
y Betis por apellío.
Y en las marismas de Huelva
reparte verde belleza para su Rocío.
Y entre fandangos gitanos
se contagia de alegría
y se vuelve gaditano.
Que corriendo hacia Sanlúcar
siente ganas de Bahía
para ponerse a nadar.
Si para llegar hasta aquí,
a mi Andalucía entera atravesaste,
Guadalquivir, más que un río
eres el andaluz más grande.

Luis Ripoll – Al aire libre (2009)

Muy orgullosos de la historia parecen los españoles,
porque ven a dos franceses y se ponen a cantar:
“Con las bombas que tiraban los fanfarrones,
se hacen las gaditanas sus tirabuzones…”.
Y no es más que la rabia
de no haber tenido una patria como las demás.
Y quién será más fanfarrón,
el tonto que presume en el chiringuito
que gana el Tour de Francia un españolito,
y cuando suena el himno del campeón
…es el Dinamarca!
Mucha vergüenza torera, pero tu bandera la tienes guardá
por si en tu barrio te ven y te acusan de facha;
pero aguantando ikurriña, señera y silbidos a Su Majestad
hasta en la propia Final de la Copa de España.
Tú no sabes de los sentimientos
que llevan por dentro
los hombres patriotas.
En España hay bandos enemigos,
pueblos desunidos
y una patria rota.
El 14 de julio que quieras
te llevo a que veas
las celebraciones
de una nación progresista,
sin terroristas
ni fanfarrones.
Y cuando oigas, de la Marsellesa,
sus bellos compases,
a ver quién se hace…
a ver quién se hace los tirabuzones.

Juan Carlos Aragón – Las noches de bohemia (201o)

Diario de Cádiz

Compartir

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.