El Carnaval más solidario

Premios y cajonazos. Fue un 2011 de malestar en las agrupaciones por los impagos municipales, de mejora en la presentación del Carnaval en Madrid y la cabalgata, del homenaje al mundo del coro con el pregón de Julio Pardo, de la creación de la ‘Finalísima’ y la designación de Cádiz como Capital Iberoamericana del CarnavalLa crisis afectó con los reiterados impagos a las agrupaciones y el descenso del número de contratos, aunque los grupos vieron aumentadas sus actuaciones en los festivales benéficos

EL Carnaval, al menos el más oficial, no se concibe hoy sin la palabra ‘dinero’. Por eso es obligado hacer un balance del año carnavalesco relacionando la fiesta grande de la ciudad con la crisis económica. El año que acaba estuvo marcado por las dificultades del Ayuntamiento, a través de la Delegación Municipal de Fiestas, de asumir a tiempo todos los compromisos creados con las agrupaciones e incluso con los artesanos. Los grupos siguen cobrando tarde y en los 12 meses hubo plantes. De los coros al carrusel de verano ante la tardanza en el pago de las subvenciones y de los grupos, sobre todo los semifinalistas, al no haber cobrado entonces ni los derechos de retransmisión de televisión ni las galas del primer sábado de Carnaval. Mas no sería justo relacionar a los protagonistas de la fiesta con dinero sólo en estas reivindicaciones, por otra parte lógicas y justas. La crisis ha provocado un notable aumento de festivales benéficos organizados por ONGs que se han servido del Carnaval para obtener dividendos con los que sufragar sus admirables causas. Hay muchas agrupaciones que han cerrado el año con más actuaciones benéficas que pagadas. Aun a riesgo de reventar la gallina de los huevos de oro, los colectivos solidarios han contado con los grupos para casi todo y éstos no han puesto pega alguna para arrimar el hombro.

Mejora en Madrid

El año comenzó con la presentación del Carnaval en Madrid, novedosa esta vez por el cambio de lugar y formato y la supresión de un presentador o ‘pregonero’ oficial. Se cambió el Centro Cultural Conde Duque por el Teatro Monumental, con más capacidad, y se aprovechó el acto para hacerlo coincidir con Fitur, por lo que el Ayuntamiento ‘vendió’ a la vez el Carnaval y los encantos generales de la ciudad. Las novedades supusieron una mejoría para un acto estancado y sin capacidad de sorpresa.

El Carnaval en sí

El Concurso del Falla, análisis sobre las coplas y los ganadores al margen, vivió varias polémicas a causa del reglamento y sus lagunas. Agrupaciones de fuera se saltaron a la torera la prohibición de estrenar repertorio y tipo en un lugar ajeno al Concurso de Cádiz y el jurado se topó también con problemas en los tiempos de montaje, notándose su descoordinación con la Delegación Municipal de Fiestas y el Patronato. Por lo demás, un Concurso donde Morera y ‘El Canijo’ demostraron su estado de gracia en los últimos años, Tino Tovar recuperó el cetro perdido tras su último ‘1’ en 2005 y Migueles y sus ‘niños’ volvieron a sacar un coro sin fisuras que además arrasó durante todo el año. Como curiosidad, Julio Pardo se quedó fuera de una final a la que no había faltado desde 1989.

En cuanto a la calle, la cabalgata remontó iniciando la serie de cortejos temáticos, en este caso con homenaje a las poblaciones de la Bahía de Cádiz. La lluvia hizo acto de presencia el primer fin de semana, aunque respetó el pregón de Julio Pardo, que fue una gran fiesta del tango gaditano y los coros.

Finalísima

La Asociación de Autores inventó en junio ‘La Finalísima’, destinada a elegir al grupo campeón de campeones. Se celebró en el Falla con jurado incluido y la participación de los tres primeros premios de coros, comparsas y cuartetos y el segundo de chirigotas. En un año para enmarcar, ‘Allegro Molto Vivace’, de Nandi Migueles, se alzó con el premio que reconocía a la mejor agrupación del año. Fue una iniciativa pionera, televisada por Canal Sur en diferido, que Autores pretende mantener con las consiguientes mejoras.

Verano

Notaron las agrupaciones el descenso de contratos en los meses de estío debido a la crisis. En Cádiz, el carrusel de coros de verano estuvo a punto de no celebrarse por los impagos del Ayuntamiento a Ascoga, aunque finalmente se desarrolló coincidiendo con un ‘Carnaval en Verano’ que no ha logrado el respaldo del público pese a la loable intención de sus anónimos organizadores. Los ‘Martes de Carnaval’ de Autores y la Delegación de Turismo, como muestra del Carnaval para los visitantes, sigue creciendo y se ha convertido ya en un referente del verano gaditano, cada vez mejor organizado y con más espectadores. El verano acabó con una gran noticia para la ciudad: el nombramiento de Cádiz por parte de la UCCI (Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas) como Capital Iberoamericana del Carnaval en el bienio 2012-2013. Será todo un reto coincidiendo con el Bicentenario de la Constitución de Cádiz que esperemos no se quede en menos de lo que debe ser a causa de la crisis y la precaria situación financiera del Ayuntamiento gaditano.

El Museo en el aire

Acabó el año con las protestas de los grupos semifinalistas ante los impagos municipales, con amenaza incluida de no inscripción en el Concurso de 2012. Finalmente, Patronato y agrupaciones hicieron las paces, aunque en el poso queda la sensación de que el Patronato sigue atado de pies y manos por la falta de seriedad y precariedad económica del Ayuntamiento. Por contra, el eterno proyecto del Museo del Carnaval pareció desbloquearse en noviembre con la firma del proyecto básico entre el Ayuntamiento y el arquitecto ganador del concurso de ideas. Fue un año horrible para el futuro de este equipamiento que puede quedarse sólo con la aportación económica de Junta de Andalucía, Ayuntamiento y Diputación por la indefinición de los patronos que son cajas de ahorros.

Diario de Cádiz
Compartir

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.