Popurrí de ‘La catedral del mar’

por El Pater


A todo el que quiera le invito a soñar
con un mundo que el mar dibujó
que nace al amparo de la catedral
que en las aguas de Cádiz surgió.
De los siete mares hasta este lugar
van llegando aportando color
criaturas que tienen en sangre la sal
del océano que lo bañó.
Siguiendo el poniente y el rayo de luz
que guarda el secreto de la catedral
Del este y oeste del norte y del sur
aquí encuentran todos la felicidad.
Y Cádiz que pasa desapercibida
para toda la humanidad.
Es tan conocida en el fondo del mar
que alcanza la fama mundial.
Sueño que vive en el fondo del mar
el mundo de la diversión
que nace al amparo de la catedral
que en las aguas de Cádiz surgió.
Dijo, dijo, dijo, dijo: “que en las aguas de Cádiz surgió”.

Su nave y se hace grande en la leyenda
el secreto que esconde protegido entre mareas
lo dijo hace tiempo en una copla aquel poeta
que aquí duerme la plata que derrama la Caleta
y vienen a buscarla y a robarla si la encuentran
pero todos se marchan sin llegar jamás a verla
que la plata duerme dentro
de estas murallas de piedra.
Y aquí de plata se vistió la luz,
plata por el campo del sur,
plata del Carmen hasta Santa Cruz.
De plata…
Dicen que la luna pudo llegar a encontrarla
por eso cada noche se da un baño en nuestras aguas
y a todo el planeta lo ilumina con la plata
con esa luz que a Cádiz cadas noche le arrebata.
En busca del tesoro van llegando, no se cansan
cruzando los océanos con almas de piratas
todos quieren darse un baño
y enjuagarse con la plata.
Y aquí de plata se vistió la mar
que son de plata las caballas
que desembarca en nuestra catedral
la plata…
Plata, plata, plata, plata.

Bajo la plata del mar
se esconde otra gran sociedad
que se puede encontrar
un gran parecido con la realidad.
Se esconden criaturas por tantos rincones
“pispotos”, delfines y muchos tiburones.
Hay lapas pegadas a quien se propone
igual que algunos hacen en la tierra,
igual que en la tierra.
Morenas que te hacen temblar al verlas
erizos que pinchan a mala idea
y los pica pica que no te veas.
Cangrejos moros que no paran de pedir
en contra de los Zapateros
con más talante y con más calma.
Hay camarones que te cantan
con un compás que te envenena
la sociedad que hay bajo el agua
la misma que hay sobre la tierra
igual que en la tierra.

De la tierra hasta el mar
nos llega desde la orilla
el compás natural
con que bailan las barquillas.
Y el coro que tiene nuestra catedral
cuando canta su música celestial
se contagia del compás que viene de arriba
y la mecen en un tango
sea cual sea la melodía.

(polífonía)

Y llorando en los cantos de la catedral
las plegarias de un loco
porque siempre nos libre de la tempestad
y cualquier maremoto.
Bajo el mar de Cádiz
que despeina el levante
las corrientes vienen a parar
y de nuevo renace.
Poseidón y Neptuno
portan en su altar
con los carros navales
el origen secreto que pudo empezar
con nuestros carnavales.
Bajo el mar, duerme bajo el mar
el lugar donde la verdad
con la sal se puede pintar
y se quiso llamar
la Catedral del Mar.
Ah, ah, ah, ah, ah…
Bajo el mar, duerme bajo el mar
el lugar donde la verdad
con la sal se puede pintar
Bajo el mar…
Bajo el mar, duerme bajo el mar
y se quiso llamar
la Catedral del Mar…
Bajo el mar.

Luis Manuel Rivero Ramos
“La Catedral del mar” 2008
____

related posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.