La semana de… La chirigota del Lobe (III)

En 1994, también con autoría de Antonio Martín y del propio grupo no consiguen pasar a la final con un tipo que mira a Argentina, ‘Los tangos bien puestos’, una chirigota que, aunque gusta no consigue estar en la última noche del concurso.

1994 Los tangos bien puestos

Sí que pasan a la final con ‘Los hombres de neardental, hola ¿qué tal?’ consiguiendo un tercer premio en la que será la última colaboración de Antonio Martín con este grupo. En 1995 el primer premio fue para el Selu con ‘Los lacios’ y el segundo para el Yuyu, Sánchez Reyes y Carapalo con música de Paco Rosado con ‘Los últimos en enterarse’, más conocidos como ‘Los cabrones’. Ese mismo año Antonio Martín también obtiene el tercer premio con ‘Los principiantes’ en la modalidad de comparsas.

1995 Los hombres de neardental

En 1996 llega uno de los grandes pelotazos para la chirigota del Love. ‘Una chirigota con clase’ lejos de parecer una chirigota de gente elegante o sofisticada era una clase de niños traviesos con su profesor: don Adolfo, sobrenombre que se le ha quedado a Manolo Cornejo para toda la vida. Esta chirigota contaba con la autoría de José Luis Bustelo quien ya realizara algunas coplas para este grupo en 1990 para ‘Viva Zapata de Jamón’. Estos niños conectaron con niños y mayores y la interpretación del grupo unida a un gran repertorio hicieron que consiguieran el primer premio destronando a dos chirigotas muy recordadas como ‘Los bordes del área’ (2º premio de Yuyu, Sánchez Reyes y Carapalo) y ‘Las marujas’ (3º premio de Selu), el cuarto premio fue para ‘Los guiris’ de un Juan Carlos Aragón que debutaba en el COAC.
De esta chirigota podemos recordar un sinfín de letras como la dedicada a la fiesta de los Reyes Magos que empezaba “A todos los mozalbetes”  o como ésta con la que les dejamos sobre las preguntas que realizan los niños pequeños.

Yo tengo diez mil preguntas
que hacerle a mi papaíto
de cosas que me resultan
un poco confusas
y nunca me explico.
Por ejemplo,de por qué
mi equipo es
el Barcelona
y tengo de culé
chándal y calzonas.
¿Cómo, papá, joé,
desde chiquitito?
Luego, dime luego,
¿por qué me llamo
Robustiano como abuelo?
¿Por qué dicen mis padres que los críos
juegan con los combois
y nunca a las muñecas?
¿Por qué cuando mi madre tiene frío
a mí, sudando que estoy,
va y me pone la rebeca?
¿Por qué mis papaítos un buen día
conmigo se empeñaban a ver si habla?
Y juntitos lloraban de alegría
cuando yo pronunciaba
mis primeras palabras.
Y ahora mismo
que hablo y bien se nota
me dicen con mucho cariño:
“Siéntate, niño, y cállate la boca”.

La intensa gira de ‘Una chirigota con clase’ pasó factura al carnaval de 1997, ya que la chirigota que presentaron no estuvo al nivel presentado en otras ocasiones, aunque lejos de ser una chirigota de poca calidad. ‘Las melladas olímpicas’, con un Miguel el Mellao como encargado de encender la llama olímpica se quedó en las semifinales con autoría de José Luis Bustelo.

1997 Las melladas olimpicas

Al año siguiente sí que volvieron a triunfar por todo lo alto sacando una de las chirigotas más recordadas. ‘Los Juancojones’ fue el primer premio de chirigotas demostrando una vez más la capacidad del grupo para meterse en el papel. La autoría era de la agrupación con colaboración de Luis María Rodríguez Roldán con quien saliera el Cabra en ‘Los combois da pejeta’ en 1988. De esta chirigota todavía recordamos el famoso cuplé de la barriga de la madre o pasodobles tan geniales como este.

A la oficina del paro fui a ver si me colocaban
y me ha atendido una muchacha, INEM se llamaba
sería la dueña de aquello
porque vi que su nombre estaba puesto
mu grande en la fachada.
Búsqueme usted un trabajito,
me dijo INEM que quedaba un puesto de camarero.
“Yo es que no acepto propina, INEM te soy sincero”.
Entonces me dijo:
“a usted le vendría muy bien trabajar en cama”
un trabajo en la cama, qué maravilla,
Pero, qué corte, la cama era
un pueblo de Sevilla.
“Le podemos dar un cursillo de torero,
eso está bien porque ganaría mucho dinero”
No me da miedo el toro
me da más miedo tener que darle la vuelta al ruedo.
“También tenemos un puesto de barbero”
me lo pensé y no dije sí, yo por los pelos.
“INEM, déjelo ya hoy no es mi día
me cachi en la mare que este mundo me trajo”
Y me fui pa mi casa cabizbajo
Ay que ver cómo está de chungo el trabajo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.