La semana de Juan Carlos Aragón (IV)

Para el año 2003 decidió dejar de lado su vena chirigotera para centrarse en la comparsa. Tras el primer premio de ‘Los ángeles caídos’ llegaron ‘Los americanos’, la última con autoría de Subiela. Esta comparsa supone un giro radical con respecto a las dos anteriores. El poder de la naturaleza y el imperialismo americano se daban cita en un repertorio donde de nuevo poesía y crítica se daban la mano de manera magistral. De todos es conocido el pasodoble al amor o esa durísima crítica al presidente Aznar por la participación en la guerra de Irak.

En 2004 cambia el grupo en su totalidad y recurre al director de sus últimas chirigotas, Javi Bohórquez. Se crea un grupo donde se mezcla parte de su antigua chirigota con otros provenientes de comparsas, especialmente de la de Jesús Monje. Así ve la luz ‘1800, los inmortales’, su comparsa más romántica. Si el siglo XIX es el siglo del romanticismo, él bebe de esa estética para traer a estos vampiros al Falla. Aunque la comparsa no estuvo en la final, sí que es hoy día muy recordada, especialmente por su presentación y el pasodoble que supone una declaración de amor y una pedida de mano, el famoso “yo me enamoré de ti”. Más allá de estas dos letras destacan muchos versos, como ejemplo, estos que dan comienzo al popurrí:

“El que sale del alma
es el único fuego que no me quema
La que sale de Cádiz
es la única claridad que me resucita
Y la del Nazareno
es la única cruz que no me envenena
Y la única plata que llevo conmigo
es porque es la plata de la Tacita”

La ópera de Paco Alba, el naufragio de una góndola africana, el Cádiz C.F., el símbolo de la cruz o el amor fueron algunos de los temas escogidos para los pasodobles de esta magnífica comparsa de la que rescatamos su pasodoble más recordado.

Yo me enamoré de ti
por culpa de los carnavales,
desde entonces no se si vivir
o morirme a raudales.
Pero ya me enamoré
y como con los corazones,
nunca gana razones,
mis razones las voy a perder.
Ya se cual es tu ventana,
por si se abre algún día,
la luz de cada mañana
se meta en tu cama y te de la alegría,
y con las manos vacías,
abras la que yo sabía que fue tu ventana.
Y si pa mí gaditano
algún diíta la abres,
que sepas que yo tu mano
no se la pido a tu padre.
Tu padre tiene la suya,
así que puestos a pedir,
si yo pidiera la tuya
como es tu mano y es tuya,
te la pediría a ti.
Te estoy pidiendo la mano,
dámela por carnavales,
o me chivo a tu padre
y le digo que te amo.
Y que pa colmo de males
salgo en carnavales
y soy gaditano.

En este mismo año vuelve a la modalidad de chirigotas, en esta ocasión para hacer la música a una agrupación a la que ponía letra José Manuel Sánchez Reyes y Francisco Abeijón ‘Carapalo’. Esta agrupación suponía la vuelta al carnaval del mítico grupo del Petra y contaba entre sus filas con componentes tan conocidos como Bernardi, Mario del Valle, Dani Illescas o Julio Álvarez. Esta chirigota obtuvo un primer accésit en el concurso.

En 2005 vuelve a hacer doblete y si ‘Los veteranos del Vietnam’ consiguieron un accésit, ‘Golfus de Roma’ conseguían igualar esa clasificación. Estos particulares romanos de bacanal gustaron bastante, especialmente por la melodiosidad del pasodoble compuesto por Juan Carlos.

En ese año sí consigue pasar a la final con ‘El golfo de Cádiz’ consiguiendo también un accésit. En esta comparsa incluyó a componentes que provenian de la última etapa de Martínez Ares como Bubu, el Búho o Antoñito (quien ya saliera con Aragón en ‘Los yesterdey’). La comparsa lucía uno de los pasodobles más largos del autor, aunque con una melodía que enganchaba mecida en las voces de estos marinos. En cuanto a las letras, la comparsa volvió a brillar en pasodobles como el dedicado a la Iglesia y su condena a los homosexuales, a la afición o a los hijos. Grandes letras para un repertorio que rezumaba melancolía en todas sus piezas.

En 2006 Juan Carlos nos deja triple ración de carnaval. En primer lugar, vuelve a hacer la música para el grupo del Petra subiendo un peldaño en lo que se refiere a la clasificación obteniendo un cuarto premio. ‘Robinson de la Isla’, esa mezcla de Robinson Crusoe y Camarón de la Isla supone la última ocasión en la que un pasodoble de chirigota de Aragón está en una final.

También colabora en otra chirigota, la de Juanlu Cascana y su gente, haciendo la música y parte de la letra de ‘Operación Ninfo (por la igualdad de género)’. Era un repertorio donde el primer pasodoble era respondido en el segundo. Supuestamente, el primero era escrito por Juan Carlos y el segundo por el grupo. Fue una chirigota que gustó mucho pero que se quedó en las semifinales, no obstante, todavía se recuerda el pasodoble.

En comparsa Juan Carlos también obtuvo un cuarto premio, esta vez con ‘Los parias’, una de esas comparsas en las que es necesario detenerse en cada verso por el contenido del mismo. Si hasta entonces algunos aficionados decían no entender al autor, este año fue uno de los más completos, era la etapa “oscura” como el propio autor la denominó. Musicalmente el pasodoble era largo y reposado pero con una melodía que brillaba en las voces claras y bien vocalizadas de los componentes. De nuevo un cambio de grupo y vuelven al grupo componentes como Toni Piojo. La dirección seguía siendo de Javi Bohórquez, su eterna mano derecha. En lo que respecta al repertorio, prácticamente todo lo podríamos resaltar, por eso nos quedamos con el pasodoble que más se recuerda.

De toas las que yo vengo a verte,
prefiero las noches de mayo.
Entra el deseo como un rayo
por las ventanas del poniente
tu sábana está más caliente
y luego no hay ningún ensayo.
Y, además, te tengo desde que se van
el sol hasta la madrugá,
tu sábana está más caliente
y luego no hay ningún ensayo.
Ay, nunca sabré
cómo pasas las horas
cuando yo no estoy,
si te acuerdas de mí
y cuánto te consumes por volverme a ver,
yo sé que te dirán: “pídele por tu amor
que deje la comparsa,
que lo mismo que te canta a ti
se lo canta a la primera tonta que pasa”.
Mas tú no consientas que nadie
se te pare en la calle
y te hable de mí
que yo no le temo al castigo.
Pero tú dile que es mentira
y con las bombas que me tiran
los payos y los fanfarrones
cógete bién esa colita
que es más moderna y más bonita
que “toitos” sus tirabuzones.
Yo sé que a ti las malas lenguas del lugar
te andan contando la leyenda de una noche en Carnaval
que por una copla como ésta un comparsista
abandonó y traicionó a su amor primero.
Y no seré yo quien te pida perdón por él
porque mi cariño es más sincero,
esto que te canto es pa que el mundo sepa que…
¡Te quiero!

Compartir

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.