Popurrí – Las locuras de Martin Burton

por gadi

Loco, loco, loco, loco…
Y hasta aquí la absurda historia
de este loco empedernío,
que sin pretender la gloria
siempre ha sobrevivío.
Aunque para subsistir,
además de lo que doy,
hay que estar loco, muy loco.
y por suerte, jajajajajaja, yo lo estoy.
Loco, loco.

Hoy he vuelto a coger con mis manos la luna
y he soñado otra vez que es posible soñar
si te dejas llevar con el alma desnuda
volando entre los vientos de la libertad.
Hoy he vuelto a creer en la fe de los locos,
de esos que hacen reír cuando toca llorar,
que no tienen que ver ni son como esos otros
que se tienen por cuerdos y son locos de atar.
Hoy he vuelto a coger con mis manos la luna.

Y ya inmerso en la locura
vamos a parar el tiempo
pa adentrarnos en el cuento
de un país de maravilla.
Un país donde por cierto,
nada es lo que parece,
aunque nos parezca a veces
un país de pantomima.
Vengan conmigo a soñar
a este mundo de ilusión
y cada cual eche a volar
su loca imaginación.

Que aquí se viene a encontrar,
como ocurre casi siempre,
la nobleza y la maldad,
gente mala y buena gente.
Los que mandan, los mandaos,
los mandantes, los paraos,
los que mueren currelando
y los que viven del carajo.
Un país de matavillas
donde tor mundo es feliz,
y aunque muchos mal convivan
lo importante es convivir.

Pero si el mundo a ti el mundo te niega,
del sueño nunca debes despertar
sin alcanzar al fin aquella estrella
antes de que te quieran estrellar.
Y construir castillos en el aire
desafiando loco a la razón,
llegando siempre a donde nunca nadie llegó.
Y hazle un guiño a la luna,
pinta el cielo de azul,
enciende las estrella y tú…

…baila conmigo a la luz de la luna
antes que el cuento llegue a su final,
deja que el viento te contagie mi locura
que ya habrá tiempo de vivir la realidad.
Vente conmigo que te enseñaré
un mundo que te hará soñar,
lleno de magia y de color,
un paraíso pa olvidar
a los que por la vida van
dictándonos las normas de la vida.
Que no se cansan nunca de prohibir
y nunca sacian su ambición,
vestidos de cordura van.
Así es que loca de mi corazón,
bailemos este vals hasta que nazca el sol
y olvida.

Y al final todos dirán
hasta el cariño se olvida,
aunque hay cosas de verdad,
que olvidarlas yo no puedo
cuando suena este compás
caminito de La Viña,
solamente de pensarlo
me reconcomen los celos.
Recordando aquella esquina
de mi infancia y de mi vida,
confundiendo los cuadernos
del colegio con las coplas
y jugando a ser poeta
arañando en La Caleta
mil versos sobre la arena
igual que una gaviota.
Pero el tiempo no perdona
y aunque te cante a la moda
que me vienen imponiendo
para poder subsistir,
yo no puedo remediarlo
y aunque sea por un momento,
te canto como lo siento,
pa sentirme gaditano,
pa sentirme gaditano.

El reloj marcó su tiempo
y aquí se acabó mi cuento.

Y aunque se apaguen nuestra fantasía
cada noche se encenderá con la luna,
y en la voz del viento esta letanía
volverá a escucharse envuelta en mi locura.
Que es la razón de ser,
pa ver lo que hay que ver
es mejor estar loco
que vivir por el mundo
como un juguete roto.
Loco, loco
y al fin y al cabo loco,
loco, loco,
al fin y al cabo loco.
Porque en el nombre de Dios
los que predican su amor
no violen a más niños inocentes,
loco
porque de una puta vez
se respete a la mujer
sin necesidad de leyes,
por derechos propios.
Porque a ningún dictador
le consientan el terror
contra el pueblo saharaui y tantos otros.
Por la paz del mundo, loco,
por las libertades, loco,
por los derechos humanos, loco.
Loco y al fin y al cabo loco.
Loco.

* * *
Antonio Martín García
Las locuras de Martín Burton, 2011

Base de la letra de Yo amo el carnaval de Cai

related posts

1 comentario

Adrian 29 noviembre, 2011 - 20:51

Grandisima Comparsa si señor….

Responder

Responder a Adrian Cancelar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.