Espérame – La reina de la noche

Bueno, y aunque ya hayan pasado unos días de la final, quiero destacar de la sesión del pasado viernes una copla como hemos estado haciendo cada día. Nos quedamos con esta preciosa letra del coro de los estudiantes.

Espérame en el sitio que me esperabas
los domingos de piñata
por la calle libertad.
Espérame en esa parte del mercado
donde se entierran los tangos
hasta un nuevo carnaval.
Espérame pa cantarlos a porfía
mientras estiramos lo que queda de día
para desafiarnos en la misma guerra
de tos los años,
que nadie gana
y en la que siempre salgo llorando.
Espérame en el sitio
que tantos y tantos domingos nos ha visto
y ahí estaré
para cantar contigo
hasta quedarme ronco
hasta que no nos dé el tono
para que nos cambiemos
el gorro de los tipos,
para santificarnos primero en agua
y después en vino,
para guardar silencio
mientras resuena una última vez
el tango más estudiante
y nos hierva la sangre
y el corazón se vuelva a encoger.
Espérame en el sitio que te he dicho
que seguro que este año me sobra el domingo
después de once años me falta
mi hermano chico,
mi hermano chico,
mi hermano chico.

Antonio Bayón, Rubén Cao y José Antonio Valdivia
‘La reina de la noche’ – 2017

Son las ocho – El ángel de Cádiz

Son las ocho,
suena el despertador,
ya me pueden los nervios.
Miro al techo
me pregunto otra vez
porque siento este miedo.
“Venga hombre, sal ya de la cama
que es tu sepultura
ni los niños,
ni yo ni tus padres
tenemos la culpa.
No seas vago, te coges la ropa,
Te afeitas y te duchas
y aligera que son menos cuarto,
Dios mío, qué lucha”.
Y arrastrando
mi vida y mis pies
me levanto otro día,
me avergüenzo y me escondo llorando
cuando nadie me mira.
Voy bajando la escalera
na más verme se me parte el alma
con lo que yo he sido siempre
y es que voy como un fantasma
me persigno ya en la puerta,
respiro hondo
y salgo de casa.
Diez años de aquel día,
parece que lo viera,
parad las maquinarias
que hay asamblea
que esto se cierra,
que esto se cierra.
Diez años arrastrando
mi libertad perdía
que con cincuenta años
y sin estudios
ya no hay salida,
ya no hay salida.
Diez años y un encierro,
diez años que he perdió
vagando por las calles
como alma en pena
sin un destino.
Llego a mi casa y de nuevo
dejo en la mesa el almuerzo
y a mis hijos ni los beso
¿Qué es lo que te hice, dios mío,
pa merecer esto?
El día que cerraste las puertas de Delphi
debiste de abrirme las puertas del cielo.

Constantino Tovar Verdejo
‘El ángel de Cádiz’ – 2017

A ti aficionado – Mi gaditana

A ti aficionado,
a ti va mi tango,
a ti que quisiste
comprar una entrada pa este teatro,
el templo sagrado
de los gaditanos,
mi templo bendito
con el que sueño toitos el año.
Ay, Soñando
cada día contando,
imaginando que se abre este telón
y cantarte, regalarte
nuestra copla querida con ilusión
a cambio solamente de tu calor.
Tú que tienes la entrada
que tanto deseabas,
Tú tienes en tus manos mi agrupación,
Sé un buen aficionado,
quédate en el teatro
y muestra más respeto y educación.
Y a los grandes autores que admiras
tú los arropas con devoción
sin pensar que los meses de ensayo
son los mismitos aquí pas tó.
Y ese sitio que estás despreciando
cuando empieza alguna actuación.
Ese es el sitio para una madre
que está en su casa muertita nervios,
sitio para un aficionado
que sí valora todo el esfuerzo.
Qué penita verte vacío, Falla, por dios.
No merece ningún coplero
tu silencio ni tu desprecio
que esta fiesta, mi aficionado
también es tuya
Pero tú debes estar a la altura
de los que cantan
que por ti están dejándose el alma.

Lucía Pardo y José Manuel Zampaña
‘Mi gaditana’ – 2017

Perdóname Cádiz mío – Ley de vida

Con permiso de todas las que cantaron anoche, este pasodoble y el momento que se vivió con él y tras es digno de resaltar, no es la copla del día, es la copla del año: la despedida de don Antonio Martín García.

Perdóname Cadiz mío
pero esta es la última noche,
ya lo tengo decidío
no me hagas ningún reproche.
Aquí termina la historia
del niño de San Vicente,
del canastillo de gloria,
Placita de la Cruz verde,
del tanguillo gaditanos,
del cargador gaditano,
del parlamento del Gavilán,
del barrio la Viña,
de los compases chirigoteros,
de la Rosarillo de la Carmela
y de los te quiero,
de la vida entera en una guitarra,
de la rosa que le partiera el alma,
de los besos robados a ese poeta,
de las coplas al tres por cuatro,
del pregón de la Caleta,
de aquel niño que
hace medio siglo ya
aquí te empezó a querer.
El que te cantó
con el corazón gaditaneando
a decirte adiós
con el corazón te dice llorando
déjame que vuelva
junto a mis hijos y con mi mujer.
No hagas más difícil
Cádiz del alma esta despedía
yo te juro que te he entregado todo lo que tenía
y aunque ya me vaya de noche y día
si tú me llamas te rondaré,
igual que el Levante por tus esquinas
ay tierra mía, ay tierra mía, ay tierra mía.

Antonio Martín García
‘Ley de vida’ – 2017

Mamá, no te vayas a enfadar – Las batallitas del rey Sebastián

Mamá, no te vayas a enfadar
con lo que te vi a contar
que tú sabes que te quiero
y entiendo que vengas aquí,
saques los dientes por mí
y por to mis compañeros.
Pero si en algún momento caes presa
de la rabia y de la euforia al animarme
no puedes tener tú más protagonismo
que los que estamos aquí para cantarte
porque si algo pueden provocar tus gritos
es una guerra y perjudicarme.
Por favor,
se lo pido a los presentes por favor
que sabemos lo que tira esta afición
qué es lo que mueve esta pasión
pero no es un circo romano.
Animar, si lo que quieres es animar
lo principal es escuchar
y el ruido salga de tus manos.
Mamá, ya apoya a las demás agrupaciones
que tengo a muchos compañeros por ahí
que todos hemos pasao
las mismas penas para estar aquí arriba.
Y al que le toque ser el primero
el “campeones”
cántaselo con fuerza y en la escalerilla.

Roberto Fabio Gómez, Juan Pérez y Raúl María Cabrera
‘Las batallitas del rey Sebastián’ – 2017

Tengo que pedir perdón – Los de Cádiz norte

Tengo que pedir perdón
por ser bruto y anticuado
y pensar que el carnaval
es del pueblo gaditano.
Cádiz siempre recibió
con cariño al forastero
pero lo que no voy a consentir
que a mi fiesta la quieran dirigir
y aunque esté globalizada
y en toda España forme el tangai
nadie debe de olvidarse
que es el carnaval de Cádiz.
Que yo jamás he ido en toa mi vida
a un pueblo criticando su verbena
ni he ido pa enseñarle a to Sevilla
como debe de ir su Macarena.
Será que soy muy bruto y anticuado
pero lo digo muy claro
no como es que van pregonando
que esto es de todo el mundo
aunque piensen lo contrario,
con la hipocresía de querer quedar muy bien
por el miedo a perder
sus contratitos de verano
y luego se mueren cantando
“Cádiz es de Cádiz na más
y es patrimonio del gaditano”.

Manuel Santander y José Manuel Sánchez Reyes
‘Los de Cádiz norte’ – 2017

Hace frío – Tres mil años

Seguimos sin querer repetir agrupaciones de las que hayamos puesto una letra en preliminares así que vamos a resaltar una letra de la comparsa ‘Tres mil años’ mandando desde aquí a Pepe Martínez una pronta recuperación.

Hace frío
cuando la tarde ya ha perdido sus colores
y la luz de Cádiz
se ocultó por los rincones.
La muchadumbre ha dado paso a los silencios
y la ciudad se ha despedido
de otro día de esos muchos
que sumara sus milenios.
Hace frío
cuando por dentro se han cerrado los hogares
aunque la vida bajo algunos soportales
y entre cartones se cobijan indigentes
que malviven por las calles.
Y cuando uno muere
yo no culpo a los del ayuntamiento,
tampoco es de Susana y de la Junta,
ni lo alejo hasta Madrid y a su gobierno.
Solo me acuerdo de un refrán que es el más sabio:
entre todos lo mataron
y él solo y sin hogar se fue muriendo.
Que las noches de Cádiz
son auténticos calvarios
para los que entre basuras
solo cuentan con la ayuda
de unos cuantos, de unos cuantos voluntarios
que calor en la noche
les acerca un puchero
y con esas manos santas,
una ropa y una manta
hacen más que los gobiernos.
En las noches gaditanas
como bajados del cielo
angelitos de la guarda
van volando a ras de suelo,
esos pocos voluntarios
van poniendo su remiendo
y mientras en su casa los que mandan
sin cargos, sin cargos de conciencia están durmiendo.

Antonio Rivas y José Martínez
‘Tres mil años’ – 2017

Ya son las diez – Los kunfundíos

Ya son las diez pon la tele
de prisa, de prisa
que comienza la final.
Qué noche tan especial,
se reúne la familia
hasta que dan las claras del día.
Ya están abriendos cortinas,
mira Treviño con la radio en bambalinas,
suena el tango de la viña,
todos esperan, todos esperan,
a ver cómo va este año
la comparsa de Villegas
porque han escuchao en la radio
que van vestidos de piedras.
“Esto sí que es un cuarteto”
“Esto sí que es un cuarteto”
qué grande el Peña.
Mira a María ya está el patio de butacas
inundao de serpentinas.
Cantan los duros antiguos
para que bailen las ninfas,
el Maspapa pega un salto,
mi padre se mea de risa.
Estos recuerdos
tengo del Falla
¿Dónde se quedaron?
¿Dónde está mi concurso?
Me lo mataron
Me lo mataron
Me lo mataron,
lo mataron, lo mataron, lo mataron.

Juan Manuel Braza y Francisco José Fernández
‘Los Kunfundíos’ 2017

Mira, la gente nos dice mira – No te vayas todavía

Mira, la gente nos dice mira
lleváis delante una piba
lo mismo que Bienvenido.
Puso el dinero de la cuota
y salió en mi chirigota
pa quitarse del marido.
Ay… todavía lo ven raro,
la gente se asombra
al ver una mujer
Más raro es que esta gente iba al ensayo en chándal
y ahora la cosa cambia
se perfuma hasta Manuel.
Que nadie piense que ella nos mira
con otros ojos
que el que lo piense
puede meter la pata hasta el fondo.
Aquí hay respeto
hay tanto que aún no me explico
si nunca ha tocado un pito
pues como es que tiene un bombo.
Yo me acuerdo que siempre decía Manuel
si un día entra en el grupo una mujer
hazle un pasodoble sin que lo sepa
en medio del Falla
nada más que por verle la cara…
Cómo se nota que este no se lo sabe, Manuel.
Suerte, este año tuvimos suerte
y menos mal que llegaste
faltando menos de un mes.
Y a base de muchos golpes
ha llegado tu momento
mujer libre y compañera
resuena marcando el tiempo.
Por eso a bombo y platillo
que se entere el carnaval
que estamos cantando juntos
en la fiesta de la igualdad.

Antonio Álvarez y Manuel Santander
‘No te vayas todavía’ – 2017

Detrás de la vieja – Los peregrinos

Detrás de la vieja
a la que quiero tanto
yo tuve también
otra madre primera,
la misma mujer
con el vientre más ancho,
el pelo más blanco,
la arruga más bella.
Detrás de la vieja
y delante del niño
oía la eterna canción
de otra generación
más sencilla y humana,
el pan presidía el mantel
con olor a mujer
con corona de trigo,
el horno tostaba el amor
y llegaba el calor
a los pies de la cama.
La mujer, la última mujer
y la primera del último siglo
con el que se fue,
una tarde vecida,
como la marea,
dejando encendida
la luz de la vida
que siempre camina
delante del pie
y el corazón infinito
que llevo conmigo
colgando a la espalda
como un ángel de la guarda
que no me deja caer.
Una madre es la que te pare
y en su pecho te amamanta,
la que aleja de ti los males
y los demonios espanta,
la que te lava las heridas,
la que vigila tu alcoba,
la que te devuelve la vida
cuando alguien te la roba.
Pero también fue tu madre
la que, a la luz de la luna,
con su ternura implacable,
meció tu cuerpo y tu cuna,
y aunque con tu juventud
el mundo se le hizo tarde
nunca pudo abandonarte
ni la abandonaste tú
porque madre fue también
la que te guardó el secreto
del primer cigarro aquel
y de aquel amor primero.
Que madre hay más de una
y no es la madre de Dios,
que contando a mi abuela ya tengo dos
y las dos me dan siempre el mismo consuelo.
Que contando a mi abuela
tengo una madre en la tierra
y la otra en el cielo.

Juan Carlos Aragón
‘Los peregrinos – 2017