La semana de… El coro de la Viña (VI)

Tras el primer premio de 1997, en 1998 llegó ‘Al liquindoi’, una expresión muy gaditana que servía de nombre a un coro que quedó en cuarta posición con la autoría de Martín y Sánchez Reyes.

1998-al-liquindoi

En 1999 tuvieron de autores de letra a los chirigoteros de la chirigota viñera por excelencia: Paco Cárdenas y Ramón Peñalver, siendo la música de la agrupación. El tipo fue ‘Arde Gadir’ y no consiguió pasar a la final quedándose en las semifinales.

1999-arde-gadir

La última final del coro de la viña llegó en el año 2000 de la mano de los autores de ‘Las viudas’, Paco Cárdenas, Ramón Peñalver y el Noli. El coro fue ‘El tren botijo’ y obtuvieron un primer accésit. Os dejamos con este tango cantado a apella casi en su totalidad.

En la misma Caleta
cerca cerquita del puente hierro
me encontré este tanguillo
lleno de gracia, lleno de sal.
Plumeros y serpentinas le acompañaban.
Ay, Cai de mis amores
qué cosa tan singular.
Yo también soy viñero
de nacimiento, de nacimiento
y la viña la siento
sin pregonarla mas de verdad.
Cai, mi barrio de Cai
mi barrio puntero,
mi barrio juncal.
Tango de la Viña traigo aquí
pero de Capuchinos,
cerquita del Campo el Sur.
Tango de la Viña traigo aquí
el de las mojarritas
y la luna, lunita,
la lunita del verdín.
Tango que sale del corazón,
tango que no me deja vivir.
Compases de Cai bonito y marinero
oliendo mucho a febrero
oliendo a una caracola.
Tanguillo que en la Plaza Pinto carnavalero
el tango más caletero,
el tango más caletero
el tanguillo de las olas.

Para el año 2001 repiten autoría, pero se quedaron en las semifinales con ‘El museo’.

2001-el-museo

En 2002 vuelven a cambiar de autor y es José Antonio Burgar quien se encarga de la autoría completa de un coro que lleva un nombre que le viene como anillo al dedo ‘La Viña’.

2002-la-vina

Para 2003 se van hasta oriente con ‘El gran imperio’, un coro con tintes orientales que se quedó en semifinales con la autoría, un año más de José Antonio Burgar.

2003-el-gran-imperio

2004 es uno de esos años en los que el coro no tuvo toda la suerte que se merecía. Volvía Antonio Martín a la autoría, así como Sánchez Reyes, al que se unían Saturnino Sánchez y Francisco Abeijón ‘Carapalo’. Todo este abanico de buenos autores no consiguió, sin embargo, pasar de las preliminares y ‘Hotel Caleta, pala y pico’ quedó en la primera ronda del concurso. La dirección de este coro fue de Jesús Monzón, uno de los históricos de la fiesta.

2004-hotel-caleta-pala-y-pico

Para 2005 Antonio Martín y la agrupación se proponen levantar el coro y consiguen llegar hasta semifinales con ‘Rebelión a bordo de la patera Mangoli’, un tipo batante conseguido y un coro del que os dejamos este tango.

Ya quisiera cantarte yo un tango
así bajito, así bajito
y al oído poder susurrarlo
mu suavecito, mu suavecito
pero un tango es algo tuyo
y ca uno a su manera
que lo baile quien lo quiera bailar
que lo cante quien lo quiera cantar
y lo exprese cada cual como pueda
que teniendo en cuenta
cuando te lo venda
que no te salga por peteneras.
Está el tango meciíto
cual barquito por la mar
y está aquel que se rebela
contra toda tempestad
y el tango más gitano
que en los pies y manos
le nace el compás.
Y ese tango que al cantarlo
en la Plaza de las flores
por la forma en que se canta
a to Cai le arranca un ole
y ese tango gaditano
el que nunca morirá.
Lo cante quien lo cante, ya ves
ser un estilo aparte por que
al tango de la viña.
Si todo se respeta
por qué quieren desterrarlo
por qué se están empeñando
si este es el tango que yo he mamao
porque nació y está bautizao
allá en las aguas de la Caleta.

La semana de… El coro de la Viña (V)

Tras dos primeros premios consecutivos, el tándem Burgos-Martín, continuaría en 1991 con un segundo premio, ‘A Venecia del tirón’. Inspirándose en la ciudad italiana de los canales llevaron al Falla este ambiente. Os dejamos con este tango.

Lo escribe el Tío de la Tiza
cuando agonizan nuestras colonias,
a aquella “ingrata manigua”
van nuestros barcos, barcos con honra.
Con qué grande sentimiento
vi yo a una madre, también lloré,
y el tango de “Los Claveles”
que tanto duele lo recordé
Ya los marineros
de la fragata salen de Rota,
y un padre me dice
“yo no comprendo esta decisión”,
y una madre llora,
llora una hermana, llora una novia,
suena la sirena
del Vaporcito diciendo adiós.
Mi Cádiz saca un pañuelo
de calles blancas de despedida,
se marchan los marineros
para una guerra sucia y temida.
El precio la gasolina defenderán,
qué cruz la del andaluz,
pá que un rico gane más.
Fragata Santa María,
yo te diría lo que he pensado,
lo piensa esta tierra mía
y te lo dice cantando un tango.
Al Golfo van nuestros hombres,
y otros se quedan, yo sé sus nombres,
yo sé sus nombres, quedan en tierra,
que en esta guerra
todos los golfos,
todos los golfos,
no han embarcado.

En 1992 sacan un tipo espectacular ‘Los pájaros’. El nombre no escondía ningún secreto, pues su tipo, espectacular, era de pájaros. Con esta agrupación, el coro de la Viña dejrá de estar escrito por Antonio Martín y Antonio Burgos.

1992-los-pajaros

En 1993 el coro cambia de autores, que pasan a ser Antonio Hucha, José Martínez y la propia agrupación. El resultado fue un coro semifinalista: ‘Chucherías’.

1993-chucherias

Para el año siguiente el coro recupera a Antonio Martín y recibe en la coautoría a Antonio Miranda. ‘Al ataque’ se quedó en las semifinales.

1994-al-ataque

Para 1995 el coro volverá a la gran final con Antonio Miranda y Antonio Martín como autores. El tipo elegido será ‘Los cuentistas’ y consiguieron un cuarto premio.

1995-los-cuentistas

En 1996 consiguieron un tercer premio de nuevo con un tipo muy infantil ‘El chichibolo’. El disfraz, muy conseguido, recordaba a aquellos muñecos. La autoría en esta ocasión fue de Antonio Martín y José Manuel Sánchez Reyes, quien en aquellos años compartía autoría de la chirigota del Yuyu.

1996-el-chichibolo

1997 fue el año del pregón de Antonio Martín, y también el año del último primer premio del coro de la Viña. El nombre lo tomaban de la obra de Pedro Payán, ‘El habla de Cádiz’. Este coro, con autoría de José Manuel Sánchez Reyes y Antonio Martín, homenajeaba a este último de esta manera.

El verano acabó
vamos a empezar
se presenta el tango
de nuestro coro, de nuestro coro.
Ha llegado el autor,
vamos a escuchar,
el tanguillo puro
nuestro tesoro, nuestro tesoro.
Ya cogió la guitarra
buscando tono mueve sus manos,
con su voz ronca empieza a cantar
dándole rienda suelta
a esos compases tan gaditanos.
Tan solo se escuchan,
las respiraciones,
y el latir inquieto
de los corazones.
Ole, que ya el silencio arranca un ole
es imposible estarse quieto
que cuando se oyen estos sones.
Y crece en el ambiente
la incertidumbre,
porque ya va llegando
del viejo tango el momento cumbre.
Atención que llega el trío
provocando escalofríos,
nos cruzamos las miradas
que emocionadas y confidentes,
el autor sigue cantando
con ese sabor de siempre.
Como podría explicarles
lo que se siente en ese momento.
Al escuchar por primera vez
este tanguillo tan nuestro,
no puedo ser más sincero.
Antonio, sigue tocando
que te acompaño con esta letra
viejo poeta
pa un pregonero, pa un pregonero.

La semana de… El coro de la Viña (IV)

En 1988 el coro de la viña se inspiró en el continente americano para el coro ‘Rodeo’, con autoría de Antonio Martín, José Martínez y la agrupación. Este coro se quedó con el tercer premio.

1988-rodeo

Al año siguiente, y para terminar la década de los 80, el coro tomó como autor a uno de los periodistas más conocidos de este país, Antonio Burgos. Él junto a Antonio Martín colaboraron con los tres siguientes coros de la viña. La aventura no pudo empezar mejor y ‘Takatá chinchin pompom’ consiguió el primer premio. Les dejamos con este tango que reivindica la copla española.

La Lirio y La Zarzamora,
Madrina y La Ruiseñora,
La Petenera,
La Piconera y Doña Sol.
Parrala, Pepa Bandera,
La Chiquita Piconera,
La Golondrina
y aquella Niña de la Estación.
No te mires en el Río,
¡ay!, mi Rocío,
porque ahora llegan,
Romance de Valentía,
Callejuela sin Salía,
las coplas de nuestra tierra.
María de la O,
Mari Cruz y Ojos Verdes,
No me digas que no,
María de las Mercedes,
Doña Eugenia de Montijo,
Rosario la de Aracena,
Rosita de Capuchinos,
Triniá la Sanluqueña,
¡Ay!, pena, penita, pena!,
Con una fecha por dentro,
óle, Catapún, La Otra
Y Sin Embargo Te Quiero.
Señor Sargento Ramírez:
no me pida que me olvide
y que coplas ya no cante,
si me las sé de memoria
porque me saben a gloria,
me las cantaba mí madre.
Mi madre así me dormía
con coplas que le salían
tan bonitas como bella era su voz.
Esas coplas me hacían
un tatuaje de vida,
un tatuaje de amor.
Tengo un nombre grabado,
que ese tatuaje no se ha borrado.
¡Vivan las coplas de Andalucía
que me decía
a mi la madre que me parió!

En 1990 de nuevo volvieron a ganar el primer premio y, si el coro anterior tenía unos aires muy carnavalescos, este tendría un toque cinematográfico. En 1989 se había estrenado la película ‘Batman’ dirigida por Tim Burton. Este fue el tipo que presentaron: los personajes de esta película. Como curiosidad, esta sería la primera vez que Antonio Martín se inspirara en Tim Burton, con quien volvió a emparentarse en la comparsa ‘Las locuras de Martín Burton’ en 2011. Os dejamos con este tango dedicado a la Alameda.

Anoche a mí La Alameda
me dio sus quejas
que ahora les cuento,
que ahora les cuento:
“No salgo nunca en las coplas”,
dijo envidiosa
como un lamento, como un lamento.
Me dijo que los poetas
con La Caleta
a ella la tienen medio olvidá,
siendo las dos gaditanas,
siendo las dos tan hermanas
cual hijas del mismo mar.
Y le prometí
que de este año no pasaba
que un tango le dedicara,
el tango que canto aquí.
Y mirando al mar,
me puse en su barandilla
y me salió esta coplilla
que con las olas decía así:
Bendición de Cádiz,
bella Alameda,
brisa y estrella,
balcón del mar, ay, que te mece
y que besa tus murallas
y se desmaya de blanca espuma,
jardines verdes.
Los más altos miradores
se asoman para mirarte
y sobre tu cielo
hay mil estrellas de centinelas
que por ti pasan la noche en vela
en las garitas de los baluartes.
Ya ves que te estoy cantando,
ay, mi Alameda, te estoy soñando,
con las dos torres que al mar se asoman
que al cielo vuelan como palomas,
torres del Carmen, torres del Carmen.

La semana de… El coro de la Viña (III)

En 1984 volvieron a conseguir el tercer premio con ‘Casanova’. De nuevo el repertorio lo componía La agrupación, Antonio Hucha y José Martínez. El primer premio de aquel año fue para Julio Pardo y Quico Zamora con ‘Guacamayos y lechuguinos’ y el segundo premio para ‘Hay moros en la costa’, de Puerto Real con autoría de Antonio García, Vicente Lozano, José Xorrilla y Pedro Callealta.

1984-casanova

En 1985 no consiguieron entrar en la final con ‘Una señora corrida’, un coro con tintes taurinos. Este coro llevó la autoría de los anteriores.

1985-una-senora-corrida

Fue en 1986 cuando entrara a formar parte del coro uno de los comparsistas más destacados del momento: Antonio Martín. Este autor junto a Pepe Martínez y Antonio Hucha firmaron ‘La plastilina’. De este coro nos ha legado el que es probablemente el tango más recordado del coro de la viña, el de las novias bonitas. Aquel tango escrito por Antonio Martín surgió de la idea de Manolo Torres de dedicar un tango a la mujer gaditana en sus dos vertientes: la viñera y la de Santa María. Antonio Martín aquella noche dejó escrito aquel tango que todavía se recuerda. Este coro consiguió un tercer premio.

Tengo dos novias bonitas
que el sentío me quitan
las dos por igual:
una es casi gitanilla
de santa María, ese barrio juncal.
La otra es del corazón del barrio La Viña,
y nada importa que andemos siempre de riña,
ya que amores reñidos se quieren más.
Rosarillo, la gitana,
y Carmen, la caletera,
Rosario, besos de fuego
y besos de la mar Carmela.
Una que por alegría
en Santa María
su amor me reclama,
la otra que por tanguillo
me dice “chiquillo
no vayas p´alla”
Y yo que no me decido,
caletero y gitanillo
me siento mitad y mitad.
Y es que a las dos las quiero
como se quiere a una sola novia
y si es falsa mi historia
que un mal rayo a mí me parta.
Que el nombre Rosario
llevo tatuado en mis entretelas
y el nombre de Carmela
en la proa de mi barca.
Tengo dos novias bonitas,
dos novias guapas
que, entre dos barrios castizos,
las dos desatan
una batalla constante de amor y celos
Y hoy siendo Carnaval,
para hablar de amores,
con mi disfraz en la plaza las Flores
cantando tangos a las dos yo espero.

Al año siguiente vuelven a conseguir un tercer premio con un tipo rústico: ‘Cuarenta en bastos’ con la autoría de Antonio Martín y la agrupación.

Con este tipo rústico
que no tiene na de fantástico
me presento
a este querido público
que se vuelve un tanto fanático
en Carnaval.
Y es que esta fiesta nuestra
es como una muestra
de sentimientos
aunque los disgustillos
después en la plaza con un tanguillo
echamos tos pelos a la mar.
De esa mar que pá que
te vamos a contar
si esta tierra es marinera
y aquí los barcos de vela
van derramando la sal.
Esa sal que hay aquí
por donde vaya usted
que se torna de plata
cuando pasa tu mujer.
Esa mujer castiza
mitad romana y mitad fenicia
como cantara aquel poeta
ese poeta nuestro
que caló tanto en el sentimiento
piropeando a su Caleta.
Eaa Caleta hermosa
joya preciosa
que tiene el barrio de los viñeros
ese barrio La Viña
barrio que tanto quiero
desde donde arranco con este tango
tango de Cai
Cai la tierra donde yo muero.

La semana de… El coro de la Viña (II)

En 1982 repitieron primer premio con ‘Pinocho’. La autoría recaía en esta ocasión en La Agrupación, Antonio Hucha y José Martínez. No sería la última vez que el coro de la viña recurriera al cine para inspirarse en su tipo.

Para formar estos muñecos
y darle vida a Pinocho
los señores carpinteros
se tuvieron que esforzar
antes de empezar el trabajo
en buscar el material
pues somos unos treinta y tantos
y mucha madera se iba a emplear.
Rompieron ropero y cajones,
troncos de árbol, butacones
encontrados en la ciudad,
y por eso somos diferentes
de distintas dimensiones
como les vamos a explicar.
Este tan delgadito
que parece una raya
hecho con los listones de las casetas
que los salvajes parten allí en la playa.
Ese alto que está detrás
es de un palo de apuntalar
edificios viejos
de los que abundan mucho en nuestro suelo.
Aquel goldo del fondo
tan redndido como una bola
es de una rama del árbol
de enfrente al Hospital
y el Pinocho cortete
que ahora se va a empinar
se creerá que es de pino flandes
porque rojnea que es el mejor
¡Ay, maldita sea tu estampa
si eres un troncho de coliflor!

Al año siguiente, con el mismo equipo no consiguen el mismo puesto, sino que se quedan en un tercer premio por detrás de ‘La tía Norica’ de Julio Pardo y Quico Zamora (1º premio) y ‘La tertulia de doña Frasquita’ de Adela del Moral (2º premio). El coro de la viña quedó tercero con ‘Los caballitos que suben y bajan’, un tipo espectacular para la época.

Antes de empezar el mes de Febrero
ya vivimos todos el Carnaval
y aunque nos cueste muchos sudores
vamos preparando otro disfraz.
Ya son varios años en la brecha
cantándole a Cádiz con amor
pero se ha quedao chico el armario
para colocar mi vestuario,
mi mujer se enfada con razón.
Tengo ropas de aquel Liberal,
Piconeros de Cádiz juncal,
Signos Zodíaco,
Pitos y Flautas y Pinocho chuflón,
mi ropero parece un cajón
de algún Teatro.
La Parienta una bronca me echó
impresionante,
lo uniquito que faltaba ya
dijo de mal talante:
“¿dónde meto el caballo?
con toa la leche que tú mamaste”.

La semana de… El coro de la Viña (I)

Corría el año 1978 cuando en el barrio viñero vio la luz un coro que se convertiría en uno de los baluartes del tango en el carnaval gaditano. En el primer año contaron con la autoría de José Gamaza, Enrique Lainez y Rafael Herrera y se presentaron al concurso con ‘Los liberales de 1800’ consiguiendo un segundo premio en un año en el que el ganador fue ‘La guillotina’ de Antonio Escobar. Les dejamos con uno de los tangos más recordados de ‘Los liberales de 1800’.

Era una noche de enero
cuando ya cansado de tantos ensayos
salimos a pasear
y al llegar junto al teatro
nos detuvimos un rato
por pura casualidad.
Y a través de un ventanal
de los que dan al pasillo
se filtraba un ruidillo
y nos pusimos a escuchar.
Un sollozo se hizo sentir
en la madrugada
que era del paraíso
que con butaca se lamentaba.
“Ya nadie se acuerda de mí
me abandonan sin compasión
que daño habré hecho
no sé la razón.
Siempre fui
paraíso de los gaditanos,
pueblo soy
porque el pueblo aquí se ha sentado.
Qué ilusión
si al llegar otra vez Carnaval
viera yo
que mis puertas se abrían de nuevo
y los aficionados buenos
me llegaran a abarrotar.
Solo así
volvería a sonar certero
el aplauso del gallinero
que era la salsa de la final”.

Al año siguiente repite premio con ‘Los piconeros de Cádiz’ siendo la autoría de Enrique Lainez y Rafael Herrera.

1979-los-piconeros-de-cadiz

Con estos mismos autores no consiguieron pasar a la final en 1980 con ‘Los signos del zodiaco’. Esta experiencia sirvió para coger aire de cara a 1981.

1980-los-signos-del-zodiaco

‘Entre pitos y flautas’ fue el primer gran pelotazo del coro de la Viña. Con autoría de Enrique Lainez y Juan Poce consiguieron un primer premio con un coro que haría historia por su carácter desenfadado, un repertorio gaditano e innovador incorporando la caja y el bombo en el popurrí. Os dejamos con el que es, probablemente, su tango más recordado.

Al escuchar los compases
de la falseta de nuestro tango
la sangre me arde en las venas
no podré nunca evitarlo
y a la vez es como un sedante,
que me llena de alegría,
te quita todas las penas
casi por arte de brujería
y si suenan unas palmitas
llevando el ritmo, no sé que haría.
Porque éste, nuestro tanguillo,
está creao pa que se pueda bailar
con esa gracia exquisita
que Dios le ha dao a mis paisanas.
Arráncate niña guapa
saca ese arte de torbellino
que llevas dentro
y dale vida a mi cante
que al igual que un buen amante
se está muriendo de celos.
Y aunque sientas escalofríos
chiquilla sigue bailando
demuéstrale a Cádiz entero
con tu salero que esto en un tango.

La semana de… Pedro de los majaras (VII)

Tras el éxito de la comparsa ‘De verde luna’, la comparsa de Pedro toma de autor a Ramón de los Ríos, el tradicional músico de la comparsa de los gitanos (ausente en ese carnaval), el resultado fue ‘La boira’, comparsa que, con la letra de José Antonio Valdivia, volvió a quedarse en las semifinales.

2005-la-boira

Para 2006 los majaras quisieron dar una vuelta de tuerca a la comparsa y para ello, manteniendo la letra de Valdivia, eligieron de músico a Juan Manuel Romero Bey, uno de los autores más vanguardistas del carnaval. El resultado fue ‘La loca’, una comparsa apartada totalmente del estilo potente y clásico de la comparsa del Puerto. Aunque gustó en el público, no consiguió el beneplácito del jurado y se quedaron en semifinal.

2006-la-loca

Al año siguiente, Pedro de los majaras tuvo que ausentarse en varias ocasiones del ensayo por problemas de corazón. La comparsa fue ‘Bíbbidi, bóbbidi, búu… Los Cenicientos’ y de nuevo contaban con la autoría de Valdivia y Romero Bey. De nuevo una comparsa moderna con el sello inconfundible de Romero Bey. El resultado fue más que satisfactorio, aunque se quedaron a las puertas de la final. De esta comparsa podríamos destacar la presentación, toda una genialidad, aunque en esta ocasión les dejamos con uno de los momentos más emotivos de Pedro en el Falla, cuando su comparsa le canta un pasodoble homenajeándolo.

Cuarenta y cinco años
cantando a Cai enamoraito,
cuarenta y cinco años
con sus te quiero y sus cariñitos.
Vino como bandolero
y de ti se enamoró
y acude cada febrero
pa dejarte su canción
quizás un novio más,
quizás tu trovador.
Yo sé que en el paraíso
por cualquier rincón
sigue sonando aquel babababá de Charlot
igual que simio, Israel,
Raza Mora, Cantares
lo que canta Dios.
Dicen si la bendicen
que algo tendrá ese agua
y del Puerto a la Caleta,
bautizao entre sus piedras
como Pedro, el gran majara.
Un señor comparsista,
el director más grande,
mi amigo y compañero.
Permita nuestro maestro
por respeto que al cantarle
nos quitemos el sombrero.
Que sin él como se ve, ay,
la canción no suena igual, ay
sus dos brazos son los remos
que nos hacen navegar.
Este barco sin patrón, ay,
es un barco de mentira
y a ti nadie te retira,
por ti nosotros damos la vida
Ay me cachis en la mar,
ay me cachis en la mar.

Para el año siguiente se produce una ruptura con José Antonio Valdivia y fichan a dos autores de chirigota como Antonio Pedro Serrano ‘El canijo’ y Kike Remolino como autores de una comparsa inspirada en ‘Los viajes de Gulliver’, la novela de Jonathan Swift. Con esta comparsa recuperan la potencia que siempre caracterizó a esta comparsa, quedando de nuevo en semifinales.

2008-mi-cai-chiquito

En 2009 mantienen la autoría en letra del Canijo y como músico eligen a uno de los más grandes del carnaval de Cádiz: Pepe Martínez. Durante muchos años este autor estuvo vinculado a las comparsas de Joaquín Quiñones y tras unos años sin comparsa fija, se unió a los majaras uniendo la melodía de su guitarra con la potencia de las voces. La comparsa fue ‘Perdimos el norte’ y representaban al chichuco venido de Santander. Se quedaron en las semifinales.

2009-perdimos-el-norte

De nuevo un cambio de autor, esta vez en letra, se producía en 2010 y El Canijo cedió al testigo a Antonio Rivas. Este autor, habitual letrista del coro de Julio Pardo, venía de escribir durante varios años la chirigota de Manolín Gálvez. En 2010 se cumplían 50 años del nacimiento de la comparsa y los majaras le hicieron su particular homenaje con ‘Medio siglo’, una comparsa que se quedó con un segundo premio, solo superada por ‘Los Santos’, de Jesús Bienvenido. También se suma a la comparsa una de las mejores voces del carnaval: Ramoni. Para la historia quedará el popurrí y varios pasodobles. En esta ocasión les dejamos con la presentación.

Ya se cumplió medio siglo
que aquí cantara un pajero,
con ese estilo tan fino
quiso ser distinto
del chirigotero.
Y nos dejo toa la carga
de aquel burrito Lucero
y del pajar de sus coplas,
to los comparsistas somos herederos.

Y desde el Puerto ese año
al Falla vino el Bartolo,
ahora regresa ese Vago
dándole un abrazo a todos.
Con qué ilusión hoy celebramos
de la comparsa cincuenta años.

Medio siglo entre la rosa,
la luna y la caracola,
entre el clavel confidente
o la guitarra española.
Medio siglo y la Caleta,
gaditana cigarrera,
o de ese día de las madres
con aquel reloj-pulsera.
Medio siglo,
entre el taxista
y aquel cuatro de diciembre,
o la copla de un bombero
que quedaron para siempre.
Medio siglo de ilusiones,
no caer ante el fracaso,
pasodobles, los rivales,
los ensayos, los amigos,
las pasiones,
el estallido de un aplauso.
Herederos de pajero
y de aquel Bartolo Vago,
somos Cádiz con el Puerto,
con Barbate y San Fernando,
comparsa, comparsa, comparsa…
Medio Siglo en sentimientos gaditanos, gaditanos, gaditanos.

Al año siguiente, mismo grupo, mismos autores y Pedro, cada vez más delicado de salud, tiene que dejar la comparsa para verla desde el escenario y cantando solo algunas partes del escenario. La comparsa en sí estaba basada en el pasodoble más famoso de la comparsa ‘Los galanes’ y ese era el título ‘Al volver de los ensayos’. Se quedaron con un segundo accésit.

2011-al-volver-de-los-ensayos

Debido a su estado de salud, Pedro no salió en las comparsas posteriores ‘Llámame Jesús’ y ‘Al mal tiempo buena cara’. Cuando parecía que el tiempo de la comparsa del Puerto había pasado, llegó en 2015 ‘Donde candela hubo’, con autoría de Francisco Javier Sevilla Pecci y el propio Pedro de los majaras. A este grupo se le sumó Emilio Gutiérrez Cruz ‘El Libi’ que realizó los cuplés y salió a escena a cantarlos con el grupo, formado por antiguos componentes de la comparsa como Pacoli o el Mena. Esta comparsa se quedó en cuartos de final.

2015-donde-candela-hubo

En 2016 sacaron una comparsa para el Puerto llamada ‘Los de la Calita’ siendo autor de letra Luis Galán.

2016-los-de-la-calita

Para 2017 han anunciado su vuelta con la autoría de Luis Galán y Vicente Ezquerdo bajo el nombre de ‘El ojo de Cai’. Pero la sorpresa no queda ahí, ya que además, Pedro ha sido seleccionado para ser el pregonero del carnaval de Cádiz, todo un honor que recibe a modo de homenaje a toda la comparsa del Puerto, un homenaje al que nosotros nos sumamos con esta semana que hemos dedicado a su persona, a don Antonio Rico Segura, a Pedro de los majaras, el hombre que supo llevar a Cádiz y al Puerto por todo el mundo cantando coplas de carnaval.

majara-647x231

La semana de… Pedro de los majaras (VI)

Tras un periodo de varios años en los que no estuvo presente en el carnaval, Pedro de los majaras volvía de la mano del autor del primer premio de comparsas de 1999, Luis Galán. Este autor, junto con Vicente Ezquerdo llevaron al carnaval del 2000 la comparsa ‘Marinero en tierra’, un homenaje al poeta portuense Rafael Alberti, fallecido el año anterior. Obtuvieron un cuarto premio.

Soy feliz al estar aquí
con mi pueblo
estoy pisando tu suelo
nunca me fui pues mis versos
vuelven en Cai por febrero
esto sí es el cielo.
Yo que siempre había soñado
con pisar el Teatro Falla
disfrazao en carnaval
hoy vengo con los majaras
invitao a la final.
Yo sé
que soy poeta universal,
yo sé
que mi paloma siempre volará,
el mar
de Cai me ha resucitao, ay.
Y siete veleros han tocao proa
en la orilla de tu mar
si hay un dios de copla
quiero ser poeta
poeta de carnaval.
Soy Rafael Alberti
con un tres por cuatro
ay, dime qué quieres más.
Fernando Quiñones
me ha dao siete besos pa los gaditanos.
Y aquí están
las sirenas me vistieron
pa cantar
y el Atlántico me anima
a ensayar.
Qué más quieres que te cuente
no se pué ser más de Cai,
Cai se llama eternidad.
Los gaditanos no mueren
nos marchamos con los mares,
resucitamos, ay, qué sabe nadie
resucitamos en los carnavales.

Al año siguiente se fueron hasta un rinconcito concreto del Cádiz antigo y la comparsa se llamó ‘La cruz verde’. De nuevo la autoría dera de Luis Galán y Vicente Ezquerdo, aunque en esta ocasión se quedaron en semifinales.

2001-la-cruz-verde

En 2001 el cineasta Tim Burton dirigió el remake de ‘El planeta de los simios’ de Franklin J. Schaffner. En 2002, los majaras, que ya habían sido Los simios en su versión carnavalesca, hicieron un remake de su comparsa de 1980 quedándose en las semifinales con ‘El regreso’. Esta comparsa contó con la letra de José Antonio Valdivia y la música del propio Pedro, quien ya había hecho la música en los años en los que rezaba “la agrupación”.

2002-el-regres

En 2003 se presentaron con la misma autoría y con el mismo resultado bajo el nombre de ‘Los copleros de pueblo’.

2003-los-copleros-de-pueblo

Para 2004 volvieron a la Gran Final para cerrarla con ‘De verde luna’. Finalmente obtuvieron un cuarto premio y se llevaron una de las ovaciones más grandes de la noche al final de su popurrí despidiéndose al grito de “Y yo majara muero”. Esta comparsa suponía el regreso de una de las voces más sobresalientes de la historia del carnaval: Albaiceta, todo un recital de voz desde la fila de atrás. Os dejamos con un pasodoble (con la letra de José Antonio Valdivia y Pedro) que pedía la vuelta de Martínez Ares al carnaval.

Pongamos que yo hablo
de Martínez Ares,
un tío majareta,
majara del to,
pongamos que es mi amigo
y yo presumo y lo digo,
un comparsista loco,
un loco renovador.
Ese que despreciaron
por ‘La Milagrosa’,
el que despellejaron
por decir quer no,
fijense qué casualidad,
lo echan de menos aquí,
(de menos aquí).
Y son los mismos que abuchearon
y en el infierno brindaron,
y se embriagaron de orgullo
cuando fue el niño al cajón.
Qué mundo más difícil,
este de la comparsa,
se repite la historia
cuando aburrieron a Paco Alba.
Manada de farsantes,
de sucia hipocresía,
que convierten el odio
en idolatría, idolatría.
Y, salvando las distancias,
sin compararlo con nadie,
hoy diremos a esos falsantes,
aunque sea con pijama,
que vuelva Martínez Ares.

La semana de… Pedro de los majaras (V)

En 1988, con la misma autoría de Diego Caraballo y la agrupación, presentan ‘Maharajas’, una comparsa que, una vez más se quedó en semifinales.

1988-maharajas

De nuevo con los mismos autores se vuelven a quedar en las semifinales en 1989 con la comparsa ‘Chile Chile’, dejando para la historia una de esas grandes presentaciones de los majaras.

1989-chile-chile

La década de los noventa comienza con otra comparsa histórica ‘Andaluces de Jaén’. La autoría fue de Joaquín ALbert y Vicente Ezquerdo. De esta comparsa destamos su presentación.

Suenan campanas al aire
y en su repicar
le dicen Jaén
¿por qué has de callar?
Grita tierra mía,
grita desde ahora
que eres andaluza
cristianita y mora.
Dios mio callarse que ahora
que callen las lenguas
que eres andaluza
ay, cristianita y mora.
Verde de eseranza es mi olivar
blanca es la orillita de tu mar,
entre tierra y mar
nació este cantar
que te traigo yo… Carnaval.

En 1991 de la mano de Joaquín Albert y Vicente Ezquerdo salió ‘Como un juguete’, una vez más quedándose fuera de la gran final.

1991-como-un-juguete

Al año siguiente recurrieron a un personaje del imaginario popular ‘Periquillo de los palotes’. De nuevo conla misma autoría se quedaron en las semifinales.

1992-periquillo-de-los-palotes

En el año 1993 la comparsa volvió a tener la autoría de Ángel García y la agrupación. El nombre era precísamente la denominación de la comparsa ‘Los del Puerto’. Además ese año fue galardonado con el antifaz de oro del carnaval de Cádiz.

1993-los-del-puerto

Esta etapa se cierra con la vuelta de voces como el Pelahigo. La comparsa se quedó a las puertas de la final. Fue ‘El fantasma de la ópera’ y la autoría recayó en Joaquín Albert y Vicente Ezquerdo. De entre todo su repertorio destacamos este pasodoble dedicado a la prostitución.

La vi en la carretera
era ya de madrugada
lloviznaba un poco
me dije: “no puede ser,
si es que es una niña
con la carita pintada,
con esa falda tan corta
qué frío debe tener”.
y pensé en mis niños
dormiditos en sus camas,
qué pena más grande
para un padre debe ser.
Ver a su hija así tirada
a su suerte abandonada
con lo que duelen los hijos,
con lo que suelen doler.
Mi coche paré a su vera,
se acercó muy sonriente,
diría pa sus adentros:
“por fin tengo ya un buen cliente”.
Le dije: “nena móntate en el coche
que está muy mala la noche,
te puedo acercar si quieres,
dime dónde está tu casa”.
“Perdone, usted anda equivocao
no tengo donde quedarme
de mi casa me han echao
porque ya todo el dinero es poco
pa pincharme cada día
llorando decía
Y yo les robo,
a mis viejos yo les robo
y los tengo en la ruina,
por eso no tengo casa
y me paso cada noche
bajo el farol de una esquina”.

La semana de… Pedro de los majaras (IV)

En 1981, tras el gran éxito de ‘Los simios’, la comparsa se queda con un tercer premio provincial de la mano de Diego Caraballo y la agrupación. Eran ‘Gibraltareños’.

gibralterenos

Al año siguiente vuelven a asumir la autoría Ángel García y José Luis Arniz con ‘Del Puerto a Cai’. Ese año ya los premios estaban unificados y esta comparsa queda en las semifinales.

Del Puerto a Cai

Para 1983 algunas agrupaciones de la provincia estaban disconformes con la unificación del concurso pues, a su parecer, ésto únicamente pretendía favorecer a las agrupaciones de Cádiz capital. Por este motivo, decidieron no acudir al concurso del Falla, aunque, por diversas circunstancias fue la comparsa del Puerto la que se quedó sin participar, algo que propiciaría alguna letra en contra de alguna agrupación. Esa agrupación que no participó fue ‘Leche y picón’ y llevaba la autoría de Ángel García y José Luis Arniz.

Leche y picón

En 1984 los majaras fichan por uno de los autores más laureados de la historia del carnaval de Cádiz: Pedro Romero, quien, junto a José Luis Arniz, sacan ‘Israel’, una comparsa que, a pesar de su enorme calidad, no consiguió pasar a la final. De esta comparsa nos ha quedado una maravillosa presentación y pasodobles como este.

Dime mamá,
hablo desde tu vientre
que es mi prisión de cristal,
dime por qué,
tu me niegas la vida
y me deseas abortar.
Si estoy dentro de ti
no me prives mi libertad.
Déjame mamaita tengo derecho a jugar.
Dime tú qué te he hecho
para quererme matar.
La ley del hombre
son decretos tan solo
y no es la ley de Dios,
el nacer y vivir
que es lo que pido yo.
Anda mamá,
no me niegues la vida
deja que nazca.
Encontrar inutilmente una esperanza.
Yo seré tu hijo de verdad
y tu mi madre que felicidad.
Te querré y te defenderé
entre mis brazos segura estarás.
Por favor, no me vayas a matar,
por caridad.
Siento a mi corazón,
palpitando de amor.
Por mis venas yo siento un escalofrío,
yo me muero en la carcel
de tu amor perdio,
siendo yo un inocente, que pena me da.
Piénsalo bien, anda mamá,
y dejame que nazca
para mirarte a los ojos.
Nunca te arrepentirás.

En 1985 Pedro Romero se desvincula del proyecto y la comparsa vuelve a tener la autoría de Ángel García y José Luis Arniz. La comparsa fue ‘Gigantes’ y, de nuevo, volvió a quedarse en la semifinal.

gigantes

En 1987 y tras un descanso, la comparsa dirigida por Pedro de los majaras, vuelve a obtener un premio, en concreto un tercer premio. Era la primera vez qu los majaras pasaban a una final desde la unificación de los premios, algo que no volverá a pasar hasta el año 2000. La agrupación de 1987 fue ‘Caballos andaluces’ con autoría de Diego Caraballo y la agrupación. Fue tercer premio por detrás de dos comparsas míticas: ‘A fuego vivo’, de Antonio Martín y ‘Con gancho’ de Pedro Romero y Aurelio del Real. De ‘Caballos andaluces’ os dejamos con este pasodoble.

Galopando,
tendido y veloz,
como el viento
que reina en el sur.
Resoplando como la mar,
relinchando va
un caballo andaluz.
Que le han dicho,
allá por sus praderas
que llegando a Cádiz
el campo se acaba,
pero empieza un verde y azulado,
ondulante prado,
sembrado de plata.
Por eso va tendido en su galope
y se bebe los vientos por llegar
al mismo Cádiz donde el campo muere
y nace el mar.
Ven, caballito ven,
que si Cádiz no tiene nada campero
y en su contorno se echan de menos
las amapolas,
pero tiene una brisa
que se encabrita por entreolas,
y una mar de alegría
y una bahía
digna de ver.
Ven, caballito ven,
que si en Cádiz praderas no hay,
verás que bonito son sus mares.
Me cachi en la mare,
los mares de Cádiz.