Muy orgullosos de la historia – Las noches de bohemia (pasodoble inédito)

Pasodoble inédito de Las noches de bohemia interpretado por el mismo Juan Carlos Aragón en el Granada 10 el día 10 de noviembre del presente año.

Muy orgullosos de la historia parecen los españoles
porque ven a los franceses y se ponen a cantar:
«con las bombas que tiraban los fanfarrones
se hacen las gaditanas los tirabuzones»,
y no es más que la rabia por no haber tenido una patria como las demás.
Y quién será más fanfarrón,
el tonto que presume en el chiringuito
que gana el tour de Francia un españolito
y cuando suene el himno de su nación es el de Dinamarca.
Mucha vergüenza torera pero tu bandera la tienes guardá
por si en tu barrio te ven y te acusan de facha
pero aguantando ikurriña, senyera y silbidos a tu majestad
hasta en la propia final de la copa de España.
Tú no sabes de los sentimientos que llevan por dentro los hombres patriotas,
en España ahí van los enemigos, pueblos desunidos y una patria rota.
El catorce de julio que quieras te llevo a que veas las celebraciones
de una nación progresista, sin terroristas ni fanfarrones
y cuando oigas la Marsellesa y sus bellos compases
a ver quién se hace, a ver quién se hace los tirabuzones.

* * *

Juan Carlos Aragón
Las noches de bohemia, 2010

Presentación – Si no existiera el dinero

A petición de Postu, aquí les dejamos con la presentación de Si no existiera el dinero. Disfruten:

Si no existiera el dinero
y el pobre brindara
con sus compañeros,
si no existiera el dinero
y un hombre en harapos
luciera su cara
como un caballero,
si no existiera el dinero
y el rico comiera
con el pordiosero,
si no existiera el dinero…
Dinero que nos acaricia
y nos envenena,
dinero de sangre,
dinero de arena
que pa hacerte libre
se agarra a tu cuello
con siete cadenas.
Dinero que infesta la vida
como una gangrena,
con piel de cordero,
con dientes de hiena
royendo a la gente,
segando sus ojos,
pudriendo sus venas.
Dinero, capitán de la codicia,
dictador de las miserias,
coronel de la avaricia,
las esperanzas, el honor, la dignidad,
la confianza, el perdón, la libertad,
qué poco importan ante el dinero.
El pan, el hambre,
la familia, los amigos,
las sonrisas, las ofensas,
las verdades, la decencia,
los principios, los amores,
la justicia, los dolores,
las caricias, las vergüenzas.
Dinero que sana por fuera,
que mata por dentro,
el dueño del mundo,
de tu pensamiento,
dinero maldito,
maldito dinero.
Si no existiera el dinero,
dinero.
* * *
Miguel Ángel García Argüez y José Antonio Cheza Martínez
Si no existiera el dinero, 2010

Ay, febrerillo en la calle

Hoy es el día de San Juan, y para conmemorarlo Miguecadiz90 nos pedía un pasodoble de la chirigota Los de San Juan. El idóneo hubiera sido Ay, vente pa mi playita, pero como ya lo pusimos el año pasado hemos elegido este:

Ay, febrerillo en la calle,
fiel testigo y fantasía,
la calle y sus ilegales,
ingenio de la alegría.
Sonrisas en las esquinas,
siempre a la luz del día
que el dinero no lo paga
y nos alegran la vía.
Y aunque muy feliz yo me siento
cantando en el Falla,
sentir a mi pueblo aquí dentro
no cambio por nada,
pero hoy quiero yo defender
a las llamadas ilegales,
siempre agradecer
su lealtad por las calles
con la que disfruta gente sin butaca.
Un premio no les hace falta
para cantar por febrero,
que fueron las ilegales
las que empezaron primero.
Sigue haciendo las delicias
y no llamarlas ilegales,
esencia de mi Tacita,
y más legales que las legales,
y más legales que las legales.

* * *
Manuel Zambrano Pazos y José María Barranco Cabrera
Los de San Juan, 2010

Recogiendo ya mis cañas – Los famosos

Hace bastante tiempo que Kuko nos pidió este pasodoble, y sin más os dejamos con él:

Ver en YouTube

Recogiendo ya mis cañas
yo pensé que era de broma.
Yo pensé que era de broma
cuando me dieron el alto
to esa gente del Ceprona
y me dijeron “a ver,
enséñanos la canasta”,
me quitaron tres mojarras,
no fuera a ser que me diera
por venderlas en la subasta.
Además la autoridad
me reclamaba ese día
una licencia de pesca
que unos cuantos euros cuesta,
fíjense qué hipocresía.
Treinta cañas de pescar
no le hacen daño a la mar
le hacen daños los trasmallos
pero claro yo me callo
mientras que saque tajá.
Mi padre a mí me enseñó
a empatar bien un anzuelo
y a mi padre fue quien mi abuelo
durante un día lo llevó
y lo enseñó a mariscar.
Le decía “no te olvides
que el mar con nosotros vive
y nosotros con el mar”,
pero ya dice el refrán
que vendrán y te echarán.
Quieren guardar nuestras cañas
unos cuantos caraduras
que no entienden que la pesca
en Cádiz no es un deporte,
en Cádiz es una cultura.

* * *
José Manuel Martínez Sierra
Los famosos, 2010