La semana de… Joaquín Quiñones (V)

Para el año de 1999 Joaquín Quiñones y su comparsa rompen la barrera del cuarto premio y se quedan a pocos puntos de ganar el primer premio con ‘El circo’. La propuesta de Pepe Martínez y Quiñones volvió a dar fruto sacando el lado artístico más inexplorado de los componentes, ya que lo mismo tocaban la trompeta, el saxo, hacían trucos de magia o se subían en un monociclo. Aunque la comparsa gustó muchísimo, ese año el primer premio se lo llevó la comparsa de los gitanos de El Puerto con ‘La Parra Bomba’. De ‘El circo’ vamos a recordar uno de esos pasodobles que han quedado en la memoria de los aficionados.

Es ley de vida,
el tiempo pasa
huyendo hacia adelante,
sin darnos cuenta
y los espejos de la aurora
van peinando canas.
“Ya no tengo a quien dormir
con la nanita ea,
ni llevar nadie al colegio”
Me comentaba preocupada.
“Ya no tengo con quien bajar
al solecito de la plazoleta,
ya no tengo con quién charlar
mientras jugueteaba con su bicicleta,
se está dejando en los estudios
y se me pone a veces en rebeldía.
Me imagino que ya bebe
y que me fuma a escondías
y que tiene su quereles
floreciendo en la pandilla.
Me tiene siempre con las carnes abiertas
asomaíta a la ventana
contemplando a las estrellas
mirando la hora, arreciíta frío.
Ay, Dios mío de mi arma
ay, ¿dónde estará metío?”
En el sofá
la madrugá de nuevo la ha rendío,
esperando el beso se ha dormío
otra vez más dando suspiros.

(Vídeo subido por Titto Rosales)

Al año siguiente la comparsa no tuvo tanta suerte y quedó a las puertas de la final con un tipo donde todos volvieron a utilizar instrumentos, esta vez de percusión e inspirados en Brasil. La comparsa fue ‘La batucada’.

En 2001 volvió a la final por última vez con la música de Pepe Martínez. La comparsa fue ‘Los mercenarios’. Gustó mucho pero se quedó con un cuarto premio.

El año 2002 fue el último con la música de Pepe Martínez. Este año el tipo era de carteros y el nombre ‘En propia mano’. El grupo sufre la baja de los Alcántara y se incorpora la célebre voz de Antonio Cantos (Caracol) quien ya saliera con Quiñones en comparsas como ‘Dioses del Olimpo’ o ‘Robots’. La comparsa se quedó en las semifinales.

Para 2003 Pepe Martínez decide descansar pero Joaquín y su grupo deciden seguir adelante buscando un nuevo músico. Querían darle a la comparsa un giro hacia lo más clásico y miraron a uno de los mejores músicos de chirigotas puras de la viña, el Noli. Éste se encargaría del pasodoble, quedando el resto del repertorio para Nene Cheza, un componente que llevaba ya más de diez años en el grupo. El resultado fue una comparsa que encandiló desde el primer momento, ‘Los vikingos’. Se quedó en segundo lugar pero dejó para la historia pasodobles como este dedicado a su propio músico y estilo.

Con una guitarra
y la voz cascada
él me lo cantó,
tocaba y miraba
como si buscara
en mí la emoción.
Había puesto el alma
porque una comparsa
quería llevar
ese pasodoble
que en los mostradores
se canta al compás.
Si es de chirigota
o si es de comparsa
usted me dirá.
Silencio, silencio, silencio
que esto es Cai, Cai,
si no te levanta el vello
esto es lo que hay.
Hoy quiero vestir a mis letras
con notas de antaño,
quiero cantar como cuando era un niño
poniéndole sentimiento y cariño
que to se pierde en la rivalidad.
Con cuatro acordes y dos garabatos
el pasodoble del tres por cuatro
con na en el mundo
se pue comparar.

(Vídeo subido por Guashilandia)

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.