La semana de… El coro de la Viña (III)

En 1984 volvieron a conseguir el tercer premio con ‘Casanova’. De nuevo el repertorio lo componía La agrupación, Antonio Hucha y José Martínez. El primer premio de aquel año fue para Julio Pardo y Quico Zamora con ‘Guacamayos y lechuguinos’ y el segundo premio para ‘Hay moros en la costa’, de Puerto Real con autoría de Antonio García, Vicente Lozano, José Xorrilla y Pedro Callealta.

1984-casanova

En 1985 no consiguieron entrar en la final con ‘Una señora corrida’, un coro con tintes taurinos. Este coro llevó la autoría de los anteriores.

1985-una-senora-corrida

Fue en 1986 cuando entrara a formar parte del coro uno de los comparsistas más destacados del momento: Antonio Martín. Este autor junto a Pepe Martínez y Antonio Hucha firmaron ‘La plastilina’. De este coro nos ha legado el que es probablemente el tango más recordado del coro de la viña, el de las novias bonitas. Aquel tango escrito por Antonio Martín surgió de la idea de Manolo Torres de dedicar un tango a la mujer gaditana en sus dos vertientes: la viñera y la de Santa María. Antonio Martín aquella noche dejó escrito aquel tango que todavía se recuerda. Este coro consiguió un tercer premio.

Tengo dos novias bonitas
que el sentío me quitan
las dos por igual:
una es casi gitanilla
de santa María, ese barrio juncal.
La otra es del corazón del barrio La Viña,
y nada importa que andemos siempre de riña,
ya que amores reñidos se quieren más.
Rosarillo, la gitana,
y Carmen, la caletera,
Rosario, besos de fuego
y besos de la mar Carmela.
Una que por alegría
en Santa María
su amor me reclama,
la otra que por tanguillo
me dice “chiquillo
no vayas p´alla”
Y yo que no me decido,
caletero y gitanillo
me siento mitad y mitad.
Y es que a las dos las quiero
como se quiere a una sola novia
y si es falsa mi historia
que un mal rayo a mí me parta.
Que el nombre Rosario
llevo tatuado en mis entretelas
y el nombre de Carmela
en la proa de mi barca.
Tengo dos novias bonitas,
dos novias guapas
que, entre dos barrios castizos,
las dos desatan
una batalla constante de amor y celos
Y hoy siendo Carnaval,
para hablar de amores,
con mi disfraz en la plaza las Flores
cantando tangos a las dos yo espero.

Al año siguiente vuelven a conseguir un tercer premio con un tipo rústico: ‘Cuarenta en bastos’ con la autoría de Antonio Martín y la agrupación.

Con este tipo rústico
que no tiene na de fantástico
me presento
a este querido público
que se vuelve un tanto fanático
en Carnaval.
Y es que esta fiesta nuestra
es como una muestra
de sentimientos
aunque los disgustillos
después en la plaza con un tanguillo
echamos tos pelos a la mar.
De esa mar que pá que
te vamos a contar
si esta tierra es marinera
y aquí los barcos de vela
van derramando la sal.
Esa sal que hay aquí
por donde vaya usted
que se torna de plata
cuando pasa tu mujer.
Esa mujer castiza
mitad romana y mitad fenicia
como cantara aquel poeta
ese poeta nuestro
que caló tanto en el sentimiento
piropeando a su Caleta.
Eaa Caleta hermosa
joya preciosa
que tiene el barrio de los viñeros
ese barrio La Viña
barrio que tanto quiero
desde donde arranco con este tango
tango de Cai
Cai la tierra donde yo muero.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.