1988: El año de los únicos uno.

Haciendo memoria y rebuscando en la historia de nuestro carnaval me encuentro con un dato curioso en relación al año 1988, es decir, hace 28 años. Resulta que ese año los cuatro primeros premios del concurso oficial de agrupaciones carnavalescas tienen algo en común: nunca más han vuelto a conseguir un primer premio. Fueron agrupaciones que ganaron (debido a su gran calidad) pero que en sus años posteriores nunca han quedado primero en su modalidad. Vamos a hacer un repaso por aquellos cuatro primeros premios: el coro ‘Quo Cadix’, el cuarteto ‘El velatorio’, la comparsa ‘Al compás de mi cepillo’ y la chirigota ‘Los combois da pejeta’.

Comenzamos por los coros. Además de ‘Quo Cadix’ coro en el que nos centraremos y que consiguió el primer premio, también estuvieron en la final ‘Academy guan point de los estates quietos’ (4º premio de Miguel Ángel Maján y Antonio Escobar), ‘Rodeo’ (3º premio de la Salle Viña) y ‘Camelot’ (2º premio de los niños).
El coro ganador tenía la autoría de Eduardo Bablé y Salvador Longobardo. Estos nombres en el carnaval siempre han estado unidos al mundo del coro, de hecho, todavía siguen hoy día vinculados a la modalidad. Mientras Salvador Longobardo este año llegaba a cuartos con su coro ‘Vámonos pal mentidero’ Eduardo Bablé se tomaba un descanso por motivos de salud, aunque está vinculado al coro de Luis Rivero, además de ser el presentador de sala oficial (excepto este pasado concurso). La dirección del coro corría a cargo de Kiko Zamora, actual presidente de la Asociación de autores del Carnaval de Cádiz y autor en 2016 de ‘Luchadores’, coro cuartofinalista.
En este año de 1988 fueron quienes llevaron al Falla el coro ganador. Inspirados en la película ‘Quo Vadis’ cambiaron el segundo término del título para mirar al pasado romano de la ciudad. ‘Quo Cadix’ ofrecía todo un alarde de voces, una selección musical espectacular que recordaba a las grandes superproducciones de Hollywood sobre el imperio romano y un tango de una calidad excepcional. Para mala suerte del coro y de los aficionados, la actuación de este coro no fue transmitida por la televisión en la final. Simplemente tenemos un fragmento de actuación pero nosotros nos vamos a quedar con uno de los tangos, quizás el más recordado, el dedicado a la bandurria.

Tú que eres la hija noble del artesano
con nombre propio
porque bandurria te bautizaron,
tú que escuchas los cantes de pretendientes,
de mil laudes enamorados.
Cuando oyeron tu voz,
tu timbre retador
las sonantas temblaron,
y cuenta la leyenda que cierta guitarra
al espejo miró:
dime, espejito mágico,
si hay en el mundo alguna como yo.
Cuando suena una copla
el cante se alborota,
la bandurria le presta sus notas
para que suene más gaditana.
Tú, en cambio, reina mora,
eres cautivadora
no hay quien te iguale a ti en la contienda
cuando rasgueas al compás de palmas.
Pero la reina sin par dentro del Carnaval
se llama bandurria,
de celos y amargura la guitarra lloró.
Suena, bandurria, suena,
que sin tu trino se queda huérfano mi tanguillo,
eres la novia alegre de este corista
que cada noche sueña contigo.
Suena, bandurria, suena,
conquístame con tu celestial canto de sirena,
ese que ya es leyenda
fantasía no fuera,
que fuera realidad,
la guitarra española aún lloraría
bajo su trono de Carnaval.

Al año siguiente los autores se quedarían en semifinales con el coro ‘Los invasores’ y el director se pasaría a la comparsa de la mano de Luis Ripoll con ‘Los carboneros’ quedándose también en la semifinal. A partir de ahí no volvieron a conseguir ser el mejor coro del concurso (según el jurado, claro está).

En la modalidad de cuartetos fueron dos los cuartetos finalistas de ese año. Tras dos años de reinado indiscutible del cuarteto de Rota con ‘Por quién puñetas redoblan las campanas’ (2º premio de 1986) y ‘El cuarteto siempre llama dos veces’ (1º premio de 1987) ese año no pasaban a la final. El segundo premio fue para ‘Los niños también lloran’ original de Juan Rivero. Este cuarteto fue segundo premio también en 1987 con ‘Los colocaos’ y primer premio en 1986 y 1985 con ‘El loco de la Mancha y una mancha de locos’ y ‘Radio Macuto’ respectivamente. Entre sus componentes iba el tristemente desaparecido Miguel el Mellao. El primer premio fue para dos autores muy jóvenes pero sobradamente conocidos: Emilio Gutiérrez Cruz, el Libi, y Manolo Santander. El Libi comenzaba así su gran historia de cuartetos con mucha calidad pero ningún otro primer premio, aunque quedó segundo en 1990 con ‘Otro duelo pero sin caja’ quedando el primer premio desierto y tercero en 1992 con ‘Negociación a cuatro bandas’ quedando desierto el primero y el segundo premio. Otros cuartetos del Libi fueron ‘Déjalo, bien lo sabe Dios’ en 1994 que quedó en segunda posición detrás de un primero desierto y un segundo de ‘No me chilles que me canso’, de Villanego. Su último cuarteto fue ‘No irse un cuarteto’ en 2005 alcanzando las semifinales. Además de estos cuartetos también ha participado con éxito en otras modalidades: el coro ‘Muerte al gordo entre comillas y argüelles’ (4º premio de 2001), la chirigota ‘Los príncipes encantados, gracias igualmente’ (1º premio de 1991) o la comparsa ‘Paco, baja aunque sea en pijama’ (Accésit de 2004).
Sobre Manolito Santander qué podemos decir. Su trayectoria en chirigotas es indudable con una primera etapa con el Petra y grandes éxitos como ‘El crimen del mes de mayo’ (1º premio en 1989) y posteriormente en solitario con grandes agrupaciones como ‘Los de capuchino’ (1º premio en 2000) así como ‘La Familia Pepperoni’ con la que nos dejó el himno oficioso del Cádiz C.F.
Este cuarteto, a pesar del tema que trataban que para muchos podría ser algo que causara rechazo, cayó de pie y se alzó merecidamente con el primer premio. Os dejamos con dos cuplés cuyo estribillo todavía se recuerda.

Vamos a hablarles
de María la Hierbabuena
una señora que no sé si conocerán
en el patio butacas
siempre está sentá
y lleva siete años
animando sin parar.
Como es tanto tiempo
yendo al concurso
la casa Cultura
le piensa dar
seis meses de paro y la ayuda familiar.

Estribillo
Ay, aquí estamos dando porculo como usted ve
igual que lo está dando la Mariana y Falcon Crest
Crest, Crest
y si no hace Cre… no es Matutano.

Que no me digan
que no dan pena esas criaturitas
que van al cole con la cabeza to despeiná
con el baby cojo
y hasta sin planchar
con más arrugas
que un flotador que está sin llenar.
Y que nadie crea
que yo exagero
que esto lo vemos
to las mañanas
porque las madres
están con el chocho viendo a Mariana.

Estribillo
Ay, aquí estamos dando porculo como usted ve
igual que lo está dando la Mariana y Falcon Crest
Crest, Crest
y si no hace Cre… no es Matutano.

Como curiosidad, estos autores volvieron a reunirse en una agrupación en 2006 con la chirigota ‘El movimiento del 36’ quedando descalificada en la gran final por cantar un componente de más la presentación. Desde entonces ni el Libi ni Manolo Santander han vuelto a pisar una gran final.

En la modalidad de comparsa ese año estuvo marcado por las ausencias de grandes autores como Antonio Martín, Pedro Romero, Enrique Villegas o Joaquín Quiñones. Ese año pasó a la final ‘Entre tus brazos’ (4º premio, de Martínez Ares), ‘Caña y mimbre’ (3º premio, de Antonio Busto), ‘España la nueva’ (2º premio, de Francisco Javier Villegas y José Luis Bustelo) y ‘Al compás de mi cepillo’, una comparsa con autoría de José Manuel Prada Durán con la dirección del Purri y el grupo de la peña Nuestra Andalucía que tantos grandes éxitos cosechara en la década de los 80. Esa comparsa, clásica donde las haya, demostró que con la sencillez y el gaditanismo por bandera se podía ganar un concurso y, de paso, vino a darle un pequeño empujón al grupo de la peña que llevaba unos años a la sombra de un Antonio Martín imparable. De esta comparsa, formada por grandes nombres del carnaval como Silva, Purri, Galleguito, Brihuega, etc. nos vamos a quedar con un pasodoble dedicado a las madres, toda una joya del carnaval.

Esa que me dio a mí la vía
la que tanto presume
de ser de la Viña
aunque tiene ya el pelo blanco
cuando habla de su barrio
se vuelve una niña.
Esa, que es mi noche y mi día,
mientras cuida geranios
me cuenta y no para
de ese rinconcito,
capricho del cielo,
donde ella jugaba.
Juegos de niños caleteros,
sueños en su calle Lubet.
Hablando de la Caleta
toas las penas se le olvidan
yo no he visto otra viñera
como esta mare mía.
Nunca me cantó una nana
cuando me tuvo en sus brazos
porque al son de unos tanguillos
me dormía en su regazo.
Es mi mare un sentimiento,
su barrio lleva tan dentro
que se le desborda el alma
cuando dice que en su vía
se ha perdío una recogía
de su Cristo de la Palma.

Sobre José Manuel Prada debemos decir que estuvo cerca del primer premio en 1994 poniendo música a la comparsa ‘Güenagente’ de Pedro Romero y en 1996 componiendo ‘El viejo refranero’, quedándose en ambas ocasiones en el segundo puesto. También, en su faceta de músico, destacó en las chirigotas de Manolo Santander ‘Guasa cubana’ y ‘La Familia Pepperonni’ de 1998 y 1999, ambas cuarto premio. Su última aparición en el concurso del Falla fue en 2008 con la comparsa cuartifinalista ‘La tropa del colorete’. En lo que se refiere a su director, José Sibón, el Purri poco podemos decir. Es todo un referente de la fiesta que ha salido con los más grandes. Después de esta agrupación fue director de comparsas de Joaquín Quiñones como ‘Missisippi Club'(1990) o ‘Anónimo gaditano’ (1991) pasado por coros como ‘Buque escuela’ (1996) para tener su última aparición en la comparsa ‘Bahía de Cádiz’ (2005, de los Alcántara), aunque pudimos verlo con sus geniales e inconfundibles movimientos en la chirigota del Lobe ‘El que entra no sale’ en 2015 ya que fue el protagonista de una de sus cuartetas de popurrí más celebradas.

En la modalidad de chirigotas pasaron a la final ‘Neptuno, ten cuidao con los trasmallos’ (4º premio, de Carapalo y el Noli), ‘Los conquistadores de la trastienda de la casa Crespo’ (3º premio, de Paco Rosado y compañía), ‘Los del perejil lacio’ (2º premio, de los Alcántara) y ‘Los combois da pejeta’ (1º premio). Esta chirigota fue un auténtico pelotazo y tuvo como padres a Enrique Valdivia y Luis María Rodríguez Roldán. ‘Los combois da pejeta’ tuvieron muchos problemas para salir, ya que, a muy poco tiempo del Falla, José Antonio Valdiva (autor de la misma) se va del grupo llevándose consigo todo el repertorio y obligando a la agrupación a crear uno nuevo en un tiempo récord. Fueron al Falla de casualidad y fueron el gran pelotazo. El tipo estaba conseguidísimo y el repertorio tenía piezas inmortales como la presentación, el estribillo o un magnífico popurrí. Ahora os dejamos con los dos cuplés de la gran final.

Voy ahora a decirles
sin pelo en la lengua
quienes son los que
más pintan en el carnaval.
Nuestro ayuntamiento
y Antonio Cabrera,
pintan los carnavaleros
y Carlos Mariscal.
En todo esto
también pinta mucho Carlos Díaz
los derrotistas,
y hasta el jurado suele pintar
ya que tos pintan
que se vengan al Andalucía
y entre to el mundo
una mano al techo le pueden dar.

Estribillo
Somos somos los combois
somos somos de a pejeta
y nos gusta, nos gusta, nos gusta
joe que nos gusta
las niñas que tengan boys boys boys.

Cuando voy al fútbol
nunca me molesta
que la gente grite chille
cuando marcan gol.
Tampoco me estorba
que los de mi lao
me den empujones
y o me den un pisotón.
Solo me enfado
cuando sale Mágico González
que el nota empieza
a hacer de las suyas con el balón
porque la gente
enseguida empieza a sacar el pañuelo
y de cascarrias
salgo de allí pringaíto to.

Estribillo
Somos somos los combois
somos somos de a pejeta
y nos gusta, nos gusta, nos gusta
joe que nos gusta
las niñas que tengan boys boys boys.

Al año siguiente no repitieron éxito con ‘Chentimiento de mi tierra’ y el grupo acabó disolviéndose. En cuanto a los autores, Luis María ha tenido una trayectoria más sonada con chirigotas como ‘Esto está embobao’ (2000) o ‘La chulerí…a de Luis Marí…a’ (finalista en 2003) aunque en los últimos años parecen no pasar de preliminares. Este COAC fueron ‘La misa del gallo’. Enrique Valdivia, por su parte, ha probado suerte con la chirigota y su última participación en el COAC fue con ‘La viña en guerra’, el último coro de la viña que se subiera al Falla en 2015 quedando en preliminares.

Sin duda estamos ante un dato bastante curioso. Son cuatro agrupaciones de una calidad incuestionable pero, por diversos motivos, nunca consiguieron otro primer premio. No queremos entrar en si estos autores lo merecieron alguna vez más o en valorar la calidad de los mismos, solo poner sobre la mesa una curiosidad de nuestra fiesta grande.

Cartel-Carnaval-Cadiz-1988

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

One thought on “1988: El año de los únicos uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.