La semana de… José Guerrero ‘Yuyu’ (V)

En el año 2001 le llegó el primer premio, nueve años después de ‘Los borrachos’, fue con la chirigota ‘Tampax goyescas (comparsa fina y segura)’. Venían representando a los comparsistas clásicos en una parodia espectacular del mundo de la comparsa. Las intervenciones de Yuyu entre copla y copla, una tónica habitual en este grupo, eran ya la marca de la casa, aunque, en esta ocasión, quien interactuaba con el público no era el Yuyu sino su alter ego, El Chano de Cadi. Podríamos destacar coplas como la presentación, al más puro estilo de ‘Los Pimpis de Cai’ o cuplés absolutamente geniales pero nos vamos a quedar con un pasodoble dedicado a contar una de las actuaciones de su triste comparsa.

Mi comparsa suele ser
tan triste de repertorio
que ayer nos llamó un gachón
para una actuación
en el tanatorio.
Era pa un aficionao
que dijo en su testamento
que fuera a su velatorio
una comparsa con chentimento.
Por lo visto el muerto
era tan carnavalero
que al lao de la caja
el gachó colgó un letrero
“No llores pisha,
y echa mil duros pa coger fondos
pa ver sien vez de con caja
puedo enterrarme con caja y bombo”.
En medio del velatorio
cantamos varios pasodobles mu sentíos
pero no gustaron mucho
y no es por que fueran malos,
el público estaba frio.
Al acabar el repertorio
eran las doce y estabamos muertos de hambre
y el dueño del tanatorio
pa seguir con el ambiente
puso algo de fiambre.
Con todo el mundo llorando
nos fuimos pa casa tras haber cobrao
pero el dinero es lo de menos
yo llegue a casa contento
y feliz del buen rato que habíamos echao.

Para 2002 repite grupo y se queda con un segundo premio de la mano de ‘Los que se vinieron de Leningrado porque no era de su agrado’, unos rusos que llegaron a Cádiz en una chirigota en la que el gran comandante Yuyu no interactuaba con el público tanto como era de costumbre. El repertorio volvió a estar a la altura y vamos a destacar esta letra por insólita, ya que Yuyu dejó a un lado el humor para apostar por una letra crítica y seria en la final.

Mis queridos camaradas
del partido gaditano
os invito a levantaros,
como hicieron mis paisanos.
Os animo a tomar parte
en una dura batalla
que tiene como objetivo
derrotar a un enemigo
que se ha colado en el Falla.
Es indigno que a un concurso
que ha cumplido un centenario
se le traigan de regalo
repertorios ordinarios.
Que la clase de mi pueblo
no se mide en desaciertos
que se mide en un piropo,
en unos “duros antiguos”
y en “Vaporcitos del Puerto”.
¿Dónde se quedó la ironía
del chupapiedra y de la espada triunfadora?
que han dejado paso
a palabras de mal gusto
y que por lo visto
es lo que se lleva ahora.
Pero por fortuna
todavía hay camaradas
que año tras año
dignifican a este gremio
y al llegar carnavales
no cambian sus ideales
por tal de llevarse un premio.
Por eso quiero esta noche
mandarle un abrazo
a esos compañeros míos
que no toman parte de esta guerra
y engrandecen esta tierra
escribiendo sin decir ni un borderío.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.