La semana de… José Guerrero ‘Yuyu’ (IV)

Para 1998 Paco Rosado deja la autoría de la música, que pasa a manos de Javier Osuna. La música estaba perfectamente ligada al tipo de indios y el nombre de la tribu (y de la chirigota): ‘Los arapahoe que joe’. Fueron de nuevo segundo premio, y es que, una vez más, un pelotazo como ‘Los Juancojones’ les había quitado el primer premio. De entre todas las letras de estra agrupación podríamos señalar algunas como la que hablaba del cambio al euro o el cuplé de la cafetería pero nos quedamos con esta letra sobre una de las modas de aquella época: el tamagotchi, ese juego de mascotas que se implantó y al que Yuyu le sacó su puntito surrealista:

Yo comprar un tamagotchi
en un gran hipermercado
pero tener la degracia
que me salió delicado
y no veas el por culo que estar dando
el aparato en cuestión
el muy mamón.
A las tres de la mañana
pita el tamagotchi
porque tiene sed
y le pego un babuchazo
para recordarle la hora que es,
me cago en diez.
Cuando el tamagotchi tiene hambre
hay que darle su fiambre,
su quesito y su jamón,
en cambio no gustarle la pasta
yo cagarme en to sus castas
que comer mejor que yo.
Como se pega el gachó
unas comidas de muerte
el tamagotchi ha engordado
y parece Gloria Fuertes.
Cuando se está meando
el tamagotchi me pita
pa que después de la meada
yo le escurra la pichita,
también quiere que lo acaricie
y no se harta el gachó.
Me pide por favor
que le haga más cositas,
me da a mí la impresión
que el tamagotchi es mariquita.
Me fui pal Hipercor
y dije al encargado
“yo quiero otra mascota
¡Dámela! ¡Dámela!”
pero tengo tan mala suerte
que me dieron otro
y me ha salío grifota.

Al año siguiente no consigue el éxito de agrupaciones precedentes con ‘Los rebañadores de ollas de menudo’. En esta ocasión, a las letras del Yuyu le ponía música María Jesús Sánchez y el propio Yuyu. Estos gordos no terminaron de cuajar entre el público y quedaron en semifinales.

1999 Los rebañadores de ollas de menudo

En el año 2000, un año complicado para Yuyu en el terreno personal, el concurso estaba cambiado: el pito dejó de ser obligatorio, las agrupaciones podrían llevar las músicas que quisieran y en la final no se podía repetir. Ese año Yuyu vuelve a conseguir el segundo premio con ‘Los rockeros de la Puebla en concierto’ siendo la música de Francisco José Fernández Díaz, Toté, que provenía de comparsas como la de Antonio Martín. Esta unión y gran parte del grupo se mantendrá durante los próximos tres años. En las filas de esta chirigota podemos encontrar carnavaleros como Toté, el Crui o Cristian (actualmente punta jurado de la comparsa de Martínez Ares). Os dejamos con un pasodoble dedicado a Andalucía de una manera un tanto futbolera y particular.

Nosotros los andaluces
nos queremos como hermanos
y cuando jugamos al fútbol
siempre nos lo demostramos.
Cuando el Cádiz va a Jerez de la Frontera
ellos tiran adoquines,
nosotros tiramos pieras
porque somos dos equipos
que nos surtimos de la cantera.
Si el estadio está completo
en un Málaga – Sevilla
pa que quepan más personas
po se rompen tres mil sillas.
Y si algunos sevillanos llevan armas
no es para dañar a nadie
ni para causar alarma
es por si los cachearan
decirle al poli: “Toma, mi arma”.
Si uno del Betis te pega
con un cinturón y te clava la hebilla
es un detalle puntero,
quién dice que el Betis
no quiere al “Hebilla”.
Si en un partido en Granada
te rajan los ultras
las ruedas del cohe
es que habrá nieve en la carretera
y a los notas les preocupa
que te vuelvas por la noche.
Y asi al otro equipo le partimos
los cristales de los autobuses
es par que vuelvan más fresquitos
porque todos estos detalles
son los que engrandecen a los andaluces.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.