Sentadito a la orilla del mar – La comunidad

Sentadito a la orilla del mar
en un rincón de la Caleta
mi guitarra volvió a pasear
para encontrar la solución en la receta
la receta de la que bebí
desde que yo era un comino
y que al parecer
debí perder
por el camino.
Y pregunté a las olas
cómo se hacía
para juntar las notas
de la manera
que yo encontrara la más linda melodía
que guardara la alegría
que Cádiz tuviera.
Me equivoqué, me equivoqué, me equivoqué
y te quise enamorar
buscando un salto mortal
la pirueta imposible
y sorprenderte tacita.
Me equivoqué, me equivoqué
y de momento olvidé
lo que me gusta cantar
cuando llega el carnaval
contigo en nuestra esquinita.
Y allí mismo en la Caleta
no sé ni cómo ni cuándo
me mostraste la receta
con la que crecí cantando
y canté bajo la luna, la luna
para ti Tacita mía
como una canción de amor
mi pasodoble, mi pasodoble,
el pasodoble de este poeta
que ahora sí que suena a Cai
porque lo rasqué del fondo
de las entrañas de la Caleta.

Jesús Bienvenido
‘La comunidad’ – 2016

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

One thought on “Sentadito a la orilla del mar – La comunidad

  1. Antonio dice:

    Quisiera felicitar a Bienvenido y su comparsa por este proyecto ya hecho realidad. El cambio es más que sigmificativo y mientras que unos se dedican a repetir moldes mirándose en el ombligo de su universo, las personas sabias son aquellas que saben reconocer donde y cuales son los errores y enmendarlos.
    Bienvenido no sólo ha demostrado que es posible hacer el carnaval de siempre, que las combinaciones de notas, de acordes y rítmicas aún dan para componer pasodobles que puedan ser cantados huyendo de lo cánones del virtuosismo heredado de los románticos decimonónicos, empeñados en mantenerse en el pedestal de su arrogancia.
    Es un trabajo más que digno, al márgen de lo que suceda la noche de los cuchillos largos.
    He leído con cierto interés un artículo en el que se proponía un modelo de final sin premios, es decir, una muestra de lo más ilustrativo y merecedor de Cádiz y su Carnaval. La idea no me parece descabellada, quizás, entonces, los del pedestal tendrán que bajar de nuevo o se marchen para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.