Hace treinta años…

1985Hace treinta años yo no había nacido. Posiblemente tampoco muchos de los que ahora me leen pero me gustaría echar la mirada treinta años atrás para recordar a los que formaron parte de aquel carnaval de 1985. Vamos a hablar de los finalistas de un año en el que el carnaval era bastante diferente. Para empezar, no teníamos internet así que los foros y redes sociales no eran más que las peñas y las barras de los baches. El hecho de que solo se retransmitiera el concurso por la radio y la gran final por televisión hacía que los repertorios no llegaran quemados a la última noche del concurso, cosa que hace, por ejemplo, que un popurrí resulte gracioso al público, algo que, difícilmente ocurre hoy día en la final.

Comencemos con coros. El primer premio fue para ‘La banda municipal’ con autoría de José Luis Sánchez del Pino, Eduardo Bablé y Manuel Sánchez Alba, El noli. Sí, el que firmara después la música de grandes chirigotas como ‘Las viudas de los bisabuelos de los viejos del 55’ o ‘Los enterraores del siglo XX’. Se trata de un coro sencillo, de estilo clásico, de los que ya cada vez quedan menos.
El segundo premio fue para Julio Pardo que, ya por entonces, era un habitual de las finales del Falla con dos primeros premios y un segundo en su haber. La autoría del propio Julio Pardo, de Antonio Segura y de Kiko Zamora, sí, el que después fuera su más directo rival cuando se unió con Fali Pastrana. Y es que el carnaval da muchas vueltas. Si el primer coro era todo clasicismo, este ya rompía un poco con la tradición llevando algunos instrumentos impropios de los coros.
El tercer premio fue para el coro de Puerto Real en su mejor época. Y es que, en esta época, difícil era imaginarse una final sin el hoy desaparecido coro de la vecina localidad. La autoría era de José Zorrilla, Vicente Lozano y Antonio García. Todavía hay quien reconoce que el coro de Puerto Real fue toda una revolución en el carnaval porque su repertorio divertido contrastaba con los coros serios que se venían viendo en Cádiz. También su afinación marcó tendencia, aunque en la época se decía que el coro de Puerto Real era un orfeón, por la calidad de su afinación. Debían tener calidad porque montaron en la presentación el ‘Hallelujah’ de Haendel, casi nada.

En cuanto a la modalidad de chirigotas cabe destacar tres agrupaciones distintas pero hoy meteríamos en el mismo saco de “Clásicas”. La ganadora del primer premio fue ‘Los brutos secos’ y tenía la letra de Juan Rivero (eterno triunfador de la época con sus chirigotas de San Fernando) y la música era de Paco Campos (autor de agrupaciones míticas como ‘Los indianos’, ‘Los ceporros’ o ‘Los critobalitos’) y José Castellón Pareja. Como curiosidad, años más tarde, Juan Rivero y José Castellón se reencontrarían en la llamada “Chirigota de los viejos” y firmarían juntos agrupaciones como ‘Los alérgicos al polvo’ o ‘Viejos con glamour’ llegando a las semifinales en 2005 y 2006 respectivamente.
El segundo premio fue para ‘Los carreros de la Alianza’, la chirigota de Paco Rosado, José Manuel Gómez y Manuel Rocha. Los que fueran ‘Los cruzados mágicos’ o ‘Los cegatos con botas’ seguían fieles a su estilo con pasodobles sencillos y cuplés graciosos, además de la crítica que en todo momento desarrollaban. La sencillez de esta agrupación parecería impensable en el carnaval de hoy día pero, afortunadamente, podemos ver estas maravillas de cuando se cantaba sencillo, sin correr y sin sacar figurantes para hacer un cameo.
‘Los supermantas’ fue la ganadora del tercer premio. Una chirigota que llegaba de San Fernando con letra de Antonio De La Cruz y Francisco Delgado y música de Antonio Bonet y Rafael García. Hay que reconocer que cada pueblo de la bahía se reconoce por una modalidad. Sin duda, San Fernando es tierra de chirigotas, Puerto Real de coros, El Puerto de Santa María de comparsas y si hablamos de cuartetos, cómo olvidarnos de Rota.

Vamos a la comparsa, el primer premio fue para Antonio Martín que empezaría con ‘Entre rejas’ una de sus etapas más gloriosas consiguiendo tres primeros premios consecutivos. Para aquellos que crean que los fichajes y cambios de grupo es cosa de hoy día, solo decirles que gran parte del grupo de ‘Entre rejas’ (componentes como Caracol, Pepe el Caja o Catalino) formaban parte hasta el año anterior de comparsas de Joaquín Quiñones que, a su vez, se llevó para su comparsa de ese año ‘Hombres azules’ al que fuera el director de Antonio Martín el año antes, Manolo Moreno. Todo un ir y venir de agrupaciones. Y nos sorprende que hoy se cambien de grupo como quien cambia de chaqueta. Claro que Pepe el caja estuvo de director con Martín hasta 1992 y Manolo Moreno con Quiñones hasta 1989. Como curiosidad también, el músico que estrenaba Quiñones aquel año había formado parte de las agrupaciones de Antonio Martín años atrás, Pepito Martínez. Qué lío más grande. El caso es que ganó ‘Entre rejas’ aquel carnaval. Por si alguien no lo ha visto, que no se pierda el final del popurrí donde se abren las rejas y el público estalla en aplausos tirando flores al escenario, impresionante e impensable hoy que el foso está lleno de gente.
El segundo premio fue para el recientemente fallecido don Enrique Villegas y ‘Braceros de pueblo’. Esta comparsa, sencilla y fiel a su estilo, estaba dirigida por el Alemania, hoy autor del coro de Chiclana pero entonces, con las mismas barbas, era habitual de las comparsas de Villegas. Como una curiosidad, si toman el pasodoble de ‘Braceros de pueblo’ se puede hacer una prueba. Cada verso del pasodoble mide lo mismo, de tal forma que podríamos cantar un pasodoble únicamente con el primer verso. Por ejemplo “Se piensa de Andalucía” es el comienzo de, quizá, el pasodoble más famoso de esta agrupación. Podríamos llegar cantando con la música de esta comparsa hasta el final y no cambiaríamos la frase “Se piensa de Andalucía” hasta el final, incluyendo partes recitadas. Una curiosidad para aquellos que quieran hacer la prueba.
El actual presidente de la Asociación de autores del Carnaval de Cádiz, Miguel Villanueva, firmaba la música del tercer premio de comparsas: ‘Las coplas’. La letra era de Pedro Gragera y la dirección de Juan Garrido, Juanelo. Años después, el Popo se haría conocido encarnando al director de esta mítica comparsa en ‘Sosiasión de dirertores’. Una comparsa clásica con disfraz fantasioso y carnavalesco hoy en día prácticamente desaparecido.

Y terminamos con los cuartetos y tríos. El primer premio fue para Juan Rivero que, no contento con ganar en chirigotas, también venció en cuartetos con el trío ‘Radio Macuto’. El Wiki era uno de esos componentes, un hombre con una forma peculiar de hablar y de cantar, un torrente de voz sin precedentes.
El segundo premio fue para Manuel Rosales con ‘Los karajotecas’. El autor de cuartetos como ‘La boda del siglo’ se quedaba segundo con un cuarteto lleno de grandes cuarteteros como El Peña, El Masa, Miguel el Mellao y Manolete. Cuatro ases del cuarteto, hombres que han hecho grande la modalidad sin perder la rima ni incluir puestas en escena millonarias. ¡Qué alegría da ver a Miguel el Mellao con algún diente todavía! El tercero fue para un cuarteto de Chilana con autoría de Antonio Jiménez Ruiz: ‘Puesta en coma’.

A continuación les dejo con un vídeo donde podrán escuchar algo de todas estas agrupaciones. Espero que esta mirada al pasado sirva para ver de dónde venimos y para preguntarnos, que a veces viene bien, a dónde vamos. Treinta años, un carnaval diferente, ni mejor ni peor. Eso ya depende del gusto de cada uno, lógicamente.

1 comentario

    • Antonio en 26 julio, 2015 a las 11:24
    • Responder

    Con el debido respeto y sin desmerecer su trabajo encomiable por recordar una época, permítame que haga una serie de puntualizaciones.

    Primero, entiendo que usted quiera conmemorar treinta años de carnaval, es decir, desde aquel 1985 hasta el actual 2015, pero carnavales mejores que éste los hubo. De hecho, aquel 1985 no fue un año especialmente creativo exceptuando Entre rejas, una comparsa que hoy día entraría en la línea de las llamdas lacrimógenas, y alguna que otra más. Estoy de acuerdo con usted de que todo es cuestión de gusto, pero reconozcame al menos que otros carnavales fueron mucho más creativos.

    Concuerdo con usted en que un carnaval tan mediatizado como el de hoy en día ha originado que gran parte del repertorio llegue a una final como quien llega a la meta de un maratón. Es evidente que escuchar un popurrí, y si me apura, otras partes del repertorio, después de una preselección, unos cuartos, una semifinal y una final no es sólo cansativo, sino de una heroicidad admirable. Generalmente yo no paso de la fase clasificatora primera, después, poco más se puede sacar a favor o en contra de una agrupación. Al concurso se lo sabran fases, dejemos eso para el astro lunar, el concurso debería ser más concentrado y ofrecer la posibilidad de evitarnos agrupaciones de tan baja calidad que ni merecen pagar por ellas, con el respeto que su esfuerzo y tiempo merecen.

    Es cierto también que el tango señero es un recuerdo lejano del pasado. Los tiempos mandan y las modas. No voy a entrar en ese juego de cualquier tiempo pasado fue mejor, hoy día se hacen muy buenas músicas y letras pero la referencia debe permanecer de alguna manera y no ser enterrada en el más absoluto de los olvidos.

    También discrepo con usted en la cuestión que me hace de San Fernando chirigotas, El Puerto, comparsas, Rota, cuartetos y Puerto Real coros. En la práctica esto fue así en una época determinada ya superada, San Fernando ha llevado buenísimas comparsas al concurso de la mano de grandes autores, y buenísimos coros. El cuarteto de Rota es anecdótico, pues no se mantiene en el tiempo, en cuanto a El Puerto, hombre, decir que una determinada comparsa representa a todo lo que es posible hacer en esta modalidad es cuanto menos cuestionable. Lo de Puerto Real y su coro, pues más de lo mismo, se refiere usted a una época determinada y no a un hecho sostenible en el tiempo. Agrupaciones de otros lugares que me gustaría citar y que usted ha omitido en su categoría son: La comparsa de Córdoba, la comparsa de Conil, las chirigotas de Sevilla, la época de A. Busto en Jerez, en fin, no podemos resumir de la manera que usted hace porque ello dejaría en muy mal lugar al resto de agrupaciones.

    Le elogio su trabajo, no me malinterprete, yo no soy derrotista y amo a esta fiesta en su justa medida, ni más ni menos y nunca me pronuncio como fanático de tal o cual agrupación.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.