«

»

jul 01 2012

20 años sin Camarón de la Isla

El 2 de julio de 1992 moría en Badalona el cañaílla más famoso que ha dado la historia, aunque, a pesar de ser cañaílla, él siempre prefirió ser un camarón. Un cáncer de pulmón acababa con la vida de José Monje Cruz, bautizado para los restos como “Camarón de la Isla”. Murió y nació su leyenda, la leyenda de uno de los mejores cantores de flamenco que ha dado este arte y uno de los mayores renovadores de este género. Cuando el flamenco estaba sufriendo una grave crisis, surgió Camarón que con su quejío, su voz desgarrada y su manera indiscutible de sentir el cante “jondo” enamoró a todos los que le escuchaban y llevó el flamenco hasta lo más alto de élite cultural.

Camarón era de Isla, de San Fernando, el pueblecito que está aquí al lado de Cádiz, así que un personaje de esta relevancia el año de su muerte tuvo su buena ración (como si de tortillitas se tratara) de coplas de Carnaval. Todas hechas desde el corazón, desde la admiración y desde el mayor de los sentimientos por la pérdida de alguien tan importante para el flamenco.

Don Antonio Martín ese año sacó la comparsa “El titiritero” consiguiendo el tercer premio, y quiso acordarse de Camarón con esta hermosísima copla:

Suena su voz con el viento,
potro de rabia y de miel,
en la leyenda del tiempo…

Quien rompió aquella mañana
rubia como luz del sol,
quién quebró su voz tan clara, ay, qué,
quién mató aquel ruiseñor.
Quién calló aquella guitarra
y arrasó con esa fragua,
llama viva de un gitano.
Quién sería ese cobarde
que manchó de negra sangre
las salinas de sus manos.
Quién pisoteó su tango,
sus alegrías y fandangos,
su taranto y soleá…
Quién nos robó tanto y tanto,
mare, quién será.
Titiritero
Quién no sintió su cantar
pa dejar sin libertad
el agua clara de su voz…
Titiritero
Quién se aprovechó de él,
de su noble sencillez
pa arrancarle el corazón.
Quién segó el alma y vida del cante,
quién tendría tan malas entrañas…
Quién nos dejó sin tu arte
pa todos los restos,
Camarón nuestro,
Camarón nuestro del alma.

También ese año 1993 se le cantó una copla muy recordada que vino de la mano de Paco Rosado en su comparsa “El bache”, el segundo premio de dicho año. En esta ocasión se partía de un poema de Federico García Lorca en Romancero gitano, el “Romance de la luna“, un poema donde el poeta granadino nos muestra la muerte de un niño gitano en una noche de luna. Paco Rosado aprovecha los primeros versos de esta composición para crear un pasodoble a la muerte de Camarón:

La luna vino a la fragua
con su polizón de nardos
el niño la mira mira,
el niño la mira mira,
el niño la está mirando.
“Niño mira que te traigo
un martillito de plata”
“Luna no quiero martillo,
luna no quiero martillo,
dale un duende a mi garganta”
Y la luna se lo dio, bendita sea,
y el chiquillo se durmió, ea la ea.
Duende, pa tu garganta los duendes, duendes
pal corazón del gitano
yunque, clavos y alcayata.
Muerte, que vienes buscando muerte,
deja tranquilo al hermano
déjalo no seas ingrata.
Hoy la fragua huele a muerte
y a tu tumba otra vez vengo
ya sé que no puedo verte,
vengo a partirme la camisita que tengo.

Años más tarde, en el año 2000 se le concedía la llave de oro del cante a Camarón. En el carnaval de 2001 tampoco faltaron coplas a este premio que muchos tildaban de innecesario y, sobre todo, tardío, ya que llegaba 8 años después de que el gran cantaor muriera. Uno de los pasodobles más sentidos fue el que dedicó la comparsa de los gitanos con letra de Pepe Mata en ese año accésit con “La plaza de las canastas”:

El que fuera el más grande
en “to” los cantes
en “to” los cantes
se ha encontrado sin quererlo
en un triste debate.
Todo por una llave
que le ha de reconocer
la grandeza de su voz
aunque hay quien piensa también
que su arte y su pasión
no se ajusta a la pureza
propia de un gran cantaor
El Flamenco
en sus raices se escribió
pero antes de mi Camaron
a ver cuantos lo escuchaban
y lo entendían
un lere, un lere, un lere,
un quejio en su garganta
un lere, un lere, un lere,
no puede estar en los libros
ni se explica con palabras.
Quién puede describir
un cantar que se degarra
y unas notas que hacen sentir
como te va latiendo el corazón.
José no necesita llaves
por humildes y güenajente
por artista y caballero
y las llaves que tiene ganá
son las del cielo.

Quizá el pasodoble más recordado de ese año 2001 fue el compuesto por Juan Carlos Aragón para su chirigota “Los panteras”, una letra que se ha quedado en la memoria de los aficionados y que decía:

Yo no sé si soy ateo,
si soy ateo, si soy ateo,
pero yo na más que creo
en Camarón.
Yo no sé si soy ateo
pero pa mi vale antes
una llave del reino del cante
que una del reino de Dios.
No hacía falta
que se la dieran
ya la tenía,
fue mesías y patriarca,
por eso nació con ella
y con ella moriría.
Se la hizo Luis, su pare,
que pa eso estaba en la fragua,
escuchando como el agua
la voz de Juana la mare.
Se la hizo Luis, su pare,
pa que abriera Camarón,
to lo que le irian cerrando
porque no era de Sevilla,
porque era de San Fernando,
porque era de San Fernando
Y los gitanos de Andalucía
no estaban cuantito se la dieron,
porque las sillas las repartían
entre políticos verbeneros.
Y los gitanos de Andalucía, los gitanos,
primitos mios, hoy todavía no saben
ni yo tampoco sé ni comprendo
que ese cabezón cambembo,
ese Manolito Chaves
dijera: “Chispa, has llegado tarde”
cuando tarde lo que ha llegado es la llave.

Camarón se ha convertido hoy en una leyenda, en uno de los cantaores de flamenco más escuchados y admirados veinte años después de su muerte, un emblema de la provincia de Cádiz y su arte como otros que se fueron como Rocío Jurado, Lola Flores, Chano Lobato, La Perla o el Beni de Cádiz (que también nos dejaba hace ahora 20 años). José Monje Cruz queda en el cielo de los artistas, en la memoria de los gaditanos y en el libro grande del flamenco seguirá haciendo leyenda, seguirá siendo Camarón de la isla.

2 comentarios

  1. El Marqués

    Felicito a mi compañero El Pater por el grrrran trabajo que ha realizado en esta actualizacion
    Me gusta mucho

  2. Anónimo

    ole

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.