Con una guitarra – Los vikingos

Con una guitarra y la voz cascada él me lo cantó,
tocaba y miraba como si buscara en mí la emoción,
había puesto el alma porque una comparsa quería llevar,
ese pasodoble que en los mostradores se canta al compás,
si es de chirigota o si es de comparsa usted me dirá.
Silencio, silencio, silencio, que esto es Cai Cai,
si no se te levanta el vello esto es lo que hay.
Hoy quiero vestir a mis letras con notas de antaño,
quiero cantar como cuando era un niño,
poniéndole sentimiento y cariño,
que to se pierde en la rivalidad.
Con cuatro acordes, dos garabatos,
el pasodoble del tres por cuarto
con na en el mundo se pue comparar.

Joaquín Quiñones y Manuel Sánchez Alba
Los vikingos, 2003

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.